El PAR de Sabiñánigo no comparte el mismo precio para las dos piscinas municipales

En la última reunión de la Comisión de Hacienda el portavozl del Partido Aragonés de Sabiñánigo, Pedro Grasa, ha presentado la propuesta de “establecer distinta tarifa para el acceso de los ciudadanos a cada una de las dos piscinas municipales de la localidad, atendiendo al distinto estado y servicios de las mismas, que en el caso de las instalaciones del Puente de Sardas presentan diversas deficiencias”.

Precisando que ” se puede plantear mediante el sistema que se acuerde, algún tipo de bonificación o modificación, aunque el grupo de gobierno ha optado por tomarse un tiempo de análisis “. Para Grasa “urge tomar alguna determinación porque las piscinas ya están abiertas, el verano avanza y numerosos vecinos han manifestado sus disconformidad, y aunque resulta a todas luces evidente que fijar el mismo precio para acceder a ambas es un error en estas condiciones, además de mostrar un criterio político que valoramos negativamente”.

El portavoz del PAR ha detallado que “el pasado año el Ayuntamiento de Sabiñánigo se hizo con la propiedad de la piscina de verano ubicada en el Puente de Sardas. Se decidió establecer una diferencia de precio por la utilización de esta y la de propiedad municipal situada en el Parque Municipal, dado que existía diferencia en el estado de las instalaciones. Sin embargo, no ha habido mejoras sustanciales y en este ejercicio, las tasas son iguales para todas las piscinas“.

Para el PAR de Sabiñánigo “se debería de cobrar una misma tasa para la utilización de ambas instalaciones, pero siempre y cuando las prestaciones de ambas fueran las mismas o similares. Las piscinas del Puente Sardas presentan unos vestuarios inapropiados, no disponen de servicio de bar, alguna zonas requieren obras inmediatas y en general necesitan un acondicionamiento a fondo que se ha dejado pendiente, aunque eso sí se ha incrementado la tarifa”.

Según Pedro Grasa, “el mensaje que todos entendemos, al margen de que nos disguste pagar o contribuir con impuestos, es tanto pones, tanto recibes más la parte que corresponde a la redistribución con interés social o general. Si ese equilibrio se rompe, pierde validez cualquier concepto de servicio público. Las tasas, además deben por ley adecuarse al coste y al servicio. Estos argumentos son alegremente manejados por el grupo de gobierno, empeñado en el ‘parcheo’ y en una falsa apariencia de máxima actividad que descuida demandas tan patentes y tan directas como ésta”.

Comentarios