Cartas al Director: Cartirana, velódromo, Campeonatos de Europa

José Antonio Ferrer Arbués

Sabiñánigo es conocida por el ciclismo, y su celebérrimo circuito de Cartirana. El aficionado esperaba ansioso la llegada de la carrera para, desde ese momento, poder disfrutar de las vueltas a su recorrido de nueve kilómetros. No sólo era la llegada a la localidad. Para el ciclista quedaban esos más de 50 km. en distintas vueltas; y nosotros las íbamos descontando una a una. No había llegada que fructificase antes de disputarlas. Al final unos pocos elegidos eran los que figuraban en las clasificaciones: Pedro Delgado, Álvaro Pino, Chozas, Escartín, Vicioso…

Con las nuevas normas de Seguridad Vial y el aumento del flujo de automóviles es difícil tener un circuito que no interrumpa una carretera nacional. Recientemente se ha terminado el vial desde la avenida de Biescas hasta las pistas de atletismo. Anteriormente se puso en marcha la circunvalación del pueblo de Cartirana. Como si de un puzzle se tratase, el recorrido va tomando forma. Si se asfaltasen los 700 m. desde Cartirana hasta Santa Lucía y las pistas de atletismo, tendríamos un circuito para toda la vida. Los ciclistas no saldrían a la carretera nacional y las nuevas generaciones de aficionados podrían disfrutar en distintos puntos como se hacía antes.

Velódromo. Como referencia en el mundo, en otras ciudades de Aragón han apostado por un deporte: Jaca-hielo, Alcañiz-motor, Monzón-atletismo…. Sabiñánigo debe apostar fuerte por el ciclismo. Antes de que llegasen el golf y el esquí ya estaba el ciclismo, con aquellos pioneros en el siglo pasado. Léase en un acta municipal de 1961 la contestación del alcalde tras solicitar el Club Ciclista un permiso para celebrar una carrera: “Dado el interés que estas pruebas tienen entre el público y el entusiasmo de los organizadores en beneficio de este deporte en la localidad, se les autoriza a titularla Premio Ayuntamiento de Sabiñánigo y se dan 600 pesetas como donativo para el trofeo”

Ha llegado el momento de solicitar la construcción de un velódromo. Equipamiento polivalente, en el cual se puedan realizar múltiples actividades no sólo deportivas (tenis, atletismo, baloncesto…) sino también ferias de muestras, conciertos de música y de paso ayudar a la Comisión de Festejos a solucionar un problema. Que el ciudadano comprenda que no sólo es una instalación para el ciclismo. Con un velódromo, en el mes de julio, se pueden realizar campus de ciclismo en sus diferentes especialidades: carretera, pista y BTT; y semanas o jornadas de ciclismo. En este mes en Francia será el Tour, y en Sabiñánigo el epicentro del ciclismo español.

Traducido al mundo digital, el nuevo Circuito de Cartirana y el Velódromo serían el Hardware. Ahora paso a exponer el Software. Si en 1994 y 1996 en Sabiñánigo se celebraron los Campeonatos de España y recientemente, este mismo año, los de Aragón, necesitamos esprintar para organizar los de Europa. Nuestra ciclista Maribel Moreno nos representa en la Copa del Mundo de féminas. ¿Por qué no solicitar una prueba de esta categoría internacional en nuestra localidad?. Si conseguimos tener el velódromo, estaremos en condiciones de acoger unos Campeonatos del Mundo de pista, récord de la hora, “Seis Horas de Sabi”, etc… En 2008 se cumplirán 25 años de la mítica contrarreloj Sabiñánigo-Balneario de Panticosa, con deportistas de la talla de Lejarreta (quien venció), Hinault o Gorospe. Deberíamos recuperarla. Actualmente tratamos de promocionar el Parque Temático Pirenárium, y el Balneario está concluyendo su rehabilitación; dos morfologías diferentes a las de aquélla época, pero que deben servir de acicate para rememorar lo mítico.

Recientemente en un Pleno del Ayuntamiento de Sabiñánigo (PSOE, PAR, PP, CHA, IU), se aprobó por unanimidad solicitar que la Quebrantahuesos fuese denominada como de interés turístico. A muchos ciudadanos y ciudadanas, nos entusiasmaría también hacer realidad este Hardware y Software del ciclismo en nuestra localidad.

No debemos olvidar a los voluntarios antiguos, a los actuales y a los futuros que participan y colaboran con el ciclismo y con Sabiñánigo de una manera determinante. Deberían ser los homenajeados en alguna de las próximas ediciones como muestra y gesto de agradecimiento.

Con voluntad e ilusión las ideas pueden y deben ser posibles si tienen una buena dosis de sentido común. Sabiñánigo seguirá siendo una referencia en el mundo de la bicicleta. Gracias voluntarios, patrocinadores, instituciones, ciclistas, debemos pedalear todos juntos.

Comentarios