El ayuntamiento de Huesca logra controlar las palomas

20040227palomas.jpg

En unos 10 meses, el número de estas aves ha descendido desde las más de 7.000 que había en agosto de 2005, hasta los 2.000 ejemplares actuales. En total, se han capturado 6.502 palomas. El concejo encargó a la empresa Ambigest una campaña de control de estas aves, que se desarrolló entre noviembre de 2005 y febrero de este año, con un total de 22 puntos de control; 7 de ellos eran permanentes y el resto fluctuaron.

La distribución de las palomas no era uniforme. Se concentraban en varias zonas o "puntos críticos" donde la sensación de superpoblación y los daños ocasionados eran superiores al censo real. En todos los puntos críticos se realizaron visitas a edificios, iglesias, propietarios y ciudadanos afectados que habían presentado quejas. Aquellos que las circunstancias lo permitían se constituyern en puntos de control, donde se instalaron jaulas para capturas con sistema de entrada-no salida, dotadas de bebedero.Acabar con las palomas ha sido una tarea relativamente más fácil que con los estorninos, unas aves mucho más inteligentes y que sólo llegan a la ciudad para dormir.El proceso ha seguido de forma rigurosa la normativa establecida al respecto. Antes del inicio de las capturas, se realizaron las comunicaciones pertinentes al INAGA, mediante impresio oficial con plano detallado de la ubicación de los puntos de control. Al finalizar, también se hai nformado del volumen de las capturas. En cuanto a los ejemplares controlados, y ante un hipotético riesgo sanitario por la gripe aviar, se aconsejó su sacrificio, siguiendo el protocolo legal establecido para animales de laboratorio.

Para los responsables del Servicio Municipal de Medio Ambiente, los objetivos se han cumplido con creces, hecho constatado en un descenso importante de palomas en la ciudad de Huesca, cuya población se estima en estos momentos en torno a 2.000. Esta cifra se basa en la diferencia del censo inicial con las capturas realizadas y la suma de los nacimientos y las nuevas palomas procedentes del extrarradio.

Las zonas más afectadas del interior de la ciudad eran las siguientes: plaza de Navarra, porques de Galicia, calle San Orencio, plaza de San Lorenzo, Coso Bajo, plaza de San Pedro, plaza de la Catedral, Seminario y calle San Ciprián. Otros puntos de menor intensidad eran: entorno de la iglesia de Santiago, inicio de Martínez de Velasco y Gil Cávez, avda. Menéndez Pidal, avda. de la Paz, parque Miguel Servet, plaza de Santo Domingo, zona de Torre Mendoza, calle Ramiro el Monje, calle Padre Huesca, avenida Monegros y calle Zaragoza. en el exterior cercano de la ciudad, se concentran a comer en las naves de Cehusa en Ramón y Cajal y en la fábrica de Harinas Villamayor.

Comentarios