Últimos preparativos para la aprobación del Estatuto de Autonomía el próximo 21 de junio

Semana crucial para el Estatuto de Autonomía de Aragón. La Comisión Institucional de las Cortes de Aragón se reune este lunes, a las 11:30 horas, para votar el informe elaborado por la Ponencia que durante las últimas dos semanas se ha encargado de estudiar las enmiendas presentadas por los grupos al texto de reforma del Estatuto de Autonomía de Aragón. La aprobación del informe es el último paso que deberá dar el texto antes de su presentación y votación final en el pleno extraordinario convocado para el próximo miércoles 21 de junio.

En la Comisión Institucional, se deberá ratificar el documento, aunque cabe la posibilidad de incorporar nuevas modificaciones siempre que se alcancen apoyo suficientes. Por tanto, todo está abierto hasta el pleno del próximo miércoles, la última ocasión para introducir cambios.

El presidente de la ponencia de reforma del Estatuto de Autonomía, Javier Allué, cree que, aunque hay alguna discrepancia, el esfuerzo de todos ha logrado un alto grado de consenso. Advierte que ha sido un proceso de negociación entre todos.

De hecho, cuando el texto se votó en el pleno de las Cortes del 17 de mayo para tomarlo en consideración, hubo una fuerza política, Chunta Aragonesista, que se abstuvo. Allué dice que hay consenso general, pero que cada partido ha mantenido vivas sus enmiendas porque en ellas se defienden sus posturas.

Aunque Aragón fue la primera comunidad que inició el trabajo para reformar un texto ya reformado en otras dos ocasiones, no han sido los primeros en llevarlo al Congreso de los Diputados. La última reforma del Estatuto aragonés fue la del año 96. Si en Aragón no hay problemas con su definición (es nacionalidad histórica desde la última reforma), sí han aparecido discrepancias en asuntos como el denominado "blindaje del Ebro". CHA y Par son partidarios de añadir la palabra "vinculante" al artículo que fija la necesidad de que la comunidad emita informes preceptivos para cualquier transferencia hidráulica. O la reserva estratégica del Ebro, propuesta por el Partido Popular y que, en principio, no apoya ni CHA ni IU, aunque esta última formación sí votó la toma en consideración del texto. CHA no está tampoco de acuerdo con el tratamiento de las lenguas que se hablan en Aragón. Entiende que hay un retroceso sobre la forma en que han sido consideradas en leyes aprobadas por unanimidad en las Cortes. Así llega el texto a la Comisión.

A partir del 21 de junio, la propuesta de reforma comenzará su andadura en el Congreso de los Diputados, donde se presentará, pervisiblemente, durante la última semana de junio. La aprobación por parte de dicha Cámara es requisito imperscindible para la tramitación y futura entrada en vigor de este texto por su condición de ley orgánica. Allí, todos los partidos confían en que no haya recortes.

EL CONSENSO

Todavía hay tiempo para conseguir el consenso en el texto de reforma del Estatuto Aragonés. Este lunes, habrá una reunión del Consello Nazional, el máximo órgano de CHA, en el que se decidirá la posición de este partido en la votación del 21.

CHA considera irrenunciables tres puntos: la realización de un referendum, un sistema de financiación propio que ya se recoge en el actual estatuto aunque nunca se ha puesto en marcha y blindar el Ebro ante la postura valenciana de resucitar el trasvase.

Izquierda Unida también es de la opinión de que el referendum es una condición fundamental para apoyar el texto de reforma del estatuto. Sin embargo, considera que pese a las diferencias y que todavía no saben si lo apoyarán o no, no todo está perdido.

8

Comentarios