El PAR pide que los vecinos de Alcalá del Obispo reciban compensaciones por los daños y efectos del aeropuerto

El Partido Aragonés en la Hoya de Huesca reclama que los vecinos de Alcalá del Obispo reciban compensaciones por los daños causados por las obras de construcción del aeropuerto y por los efectos de esta infraestructura. El Comité comarcal de la Hoya de Huesca del PAR, a través de su presidente, Javier Callau, ha hecho público el “rotundo apoyo del PAR a los vecinos de Alcalá del Obispo en su reclamación de compensaciones por los daños que han provocado las obras de construcción del aeropuerto Monflorite-Alcalá o Huesca-Pirineos, y por los efectos de soportar esa infraestructura".

Desde el PAR se apunta que "las voladuras que se realizaron hace ya muchos meses, causaron grietas en al menos nueve viviendas de la localidad. Esta situación fue comunicada primero y denunciada públicamente después, sin que hasta la fecha haya habido respuesta a los particulares desde cualquiera de las instituciones o entidades implicadas”.

 

En opinión del PAR de la Hoya, “es imprescindible valorar cuanto antes esos daños y su importancia y afecciones, para que inmediatamente en función de los datos obtenidos, se lleven a cabo las reparaciones o compensaciones justas. Las actuales circunstancias, cuando los vecinos llevan muchos meses esperando una contestación a su inquietud y a cuanto les corresponde, es inaceptable”.

 

Por otro lado, desde ese comité comarcal, se ha querido “reforzar y reafirmar la exigencia de atención hacia el municipio que, de hecho, ya está padeciendo los efectos de esta gran infraestructura que casi en su totalidad, está situada en su término y a escasas decenas de metros del casco urbano de Alcalá. Para comprobarlos, basta observar la alteración del paisaje, sin que pueda determinarse a día de hoy con total certeza otras posibilidades desfavorables como ruidos o vibraciones cuando la instalación entre en servicio antes de final del presente año, según se ha anunciado”.

 

“Igualmente -continúa- hay que valorar que hasta el momento no se ha efectuado ninguna mejora en los accesos al nuevo aeropuerto de manera se plantean dos inconvenientes. Desde un punto de vista local, el incremento de tráfico en la comunicación de Alcalá hacia sus carreteras de referencia tanto la actual N-240 como la A-131, a través de trazados poco adecuados para un intenso tránsito. En una perspectiva general, la negativa previsión de un aeropuerto al que debe darse máxima utilidad y que, sin embargo, cuenta hoy con accesos deficientes. El proyecto de nueva carretera desde la N-240, va a aparejado al tramo Huesca-Siétamo de la futura A-22 Huesca-Lérida y es precisamente el más retrasado, a la espera que se aprueba definitivamente su trazado. La variante Sur de Huesca, como alternativa fundamental, está sólo en estudio”.

 

El comité recuerda que “desde el PAR, siempre se ha priorizado la generosidad con quienes reciben en su territorio una gran obra pública de interés general. En este caso, el aeropuerto tiene que ser una oportunidad para Alcalá antes que una servidumbre, a la vista además de la postura de plena colaboración que sus vecinos han mantenido, aceptando incluso que se llegue a cambiar la denominación de esa instalación a ‘Huesca-Pirineos’, poco después de haber conseguido que se incluyera el nombre de su localidad, tras décadas de reivindicaciones. En su día, la representación local del PAR formuló una larga serie de propuestas relacionadas con suministros, empleo, desarrollo, caminos rurales… durante los trámites iniciales de estas obras, que no fueron defendidas por el Ayuntamiento, ni asumidas por las administraciones. Esos planteamientos y beneficios tienen que ser necesariamente recuperados, analizados y aplicados”.

Comentarios