Cartas al Director: Expedición Broad Peak 8047 & Gasherbrum II

Fran Lorente, miembro de la expedición

Ahora, a unos días de partir estamos cerrando todos los detalles de última hora. Tenemos la sensación de agobio, pensamos que no vamos a poder solucionar los problemas de última hora. Cuarenta bidones descontrolados, Material en las agencias de paquetería, Visados sin confirmar, Telefonía sin definir,...Afortunadamente la realidad es otra, poco a poco, justo a tiempo todas las piezas del puzzle van chocándose en su lugar, completando la imagen deseada.

Mis sensaciones respecto a las de la Expedición anterior son parecidas, la diferencia es que estoy más tranquilo, conozco el país, el olor, sus calles y pitidos. Creo que tenemos todo más controlado, tenemos más experiencia y eso se transmite en el dominio de la situación. Además la oportunidad que me ofrece Schindler con su apoyo, hace que afronte este reto con menos presión.

Estoy entrenado y me encuentro fuerte física y mentalmente. Iré con la prudencia del camarero que sigue en supuesto, después de que rompió su primer plato en el momento de servirlo. Tengo que procurar evitar un decaimiento de última hora. El año pasado fue una pena la bronquitis que me bloqueó, en el peor momento.

Mis hijos me preguntan inquietos que, cuándo volveré, y aun no me he ido. Se les va a hacer casi tan largo no vernos, como a mí. Algún día comprenderán lo importante que es la libertad de cada cual, y que en ocasiones, pasa por crear situaciones no deseadas, pero los sueños no vienen solos hay que perseguirlos y los míos ahora están en el Pakistán.

Cuando regrese con la mochila llena de nuevas experiencias, imagines maravillosas y algún que otro rato amargo, volverá la normoxia. Volverá con la fuerza de un Titán, renovado, con ganas irrefrenables de abrazar a los míos, de estrujarlos, de estar cerca de ellos, de olerlos, de tenerlos. Estas fugas me sirven para valorar lo que tengo en casa, la familia, los amigos, los lugares y paisajes. En ocasiones tendemos a no apreciar estos detalles cotidianos que tan importantes son. Los humanos somos seres de costumbres y este detalle nos hace ver habitual lo que sin duda es muy especial, lo nuestro.

Comentarios