Europa sigue apuntando a Francia como freno a la travesía por el Pirineo central

La delegación de parlamentarios europeos, pertenecientes a la Comisión de Transportes y Urbanismo, ha seguido analizando en Aragón proyectos estratégicos de esta Comunidad Autónoma; entre ellos la travesía ferroviaria de baja cota por el Pirineo central. Se ha sobrevolado la zona para conocer el estado actual de los pasos transfronterizos y ver la idoneidad de la construcción de ese nuevo paso de gran capacidad.

El presidente de la Comisión de Transportes de la Unión Europa, Paolo Costa, reconoce haber observado el entusiasmo de las administraciones locales de las zonas por las que pasaría esta travesía en el Pirineo central; insta a los Estados miembros (España y Francia) a ponerse de acuerdo en esta cuestión.

España, en varias ocasiones, ha mostrado su intención de llevar a cabo este proyecto. El secretario de Estado de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Víctor Morlán, dice que no se quiere condicionar a Francia sobre la zona por la que tendría que pasar la travesía (por eso se ha abandonado la expresión 'proyecto del Vignemale'). España sí pone la condición de que ha de pasar por Zaragoza y Huesca. Francia, por su parte, presta muy poca atención a esta nueva comunicación.

Javier Velasco, consejero de Obras Públicas, señala que en 30 años prácticamente no han avanzado las comunicaciones entre la Península Ibérica y el resto de Europa, lo que dificulta la competitividad de la economía aragonesa. Añade que no hay alternativa posible a la travesía por el Pirineo central; otra cosa es que la reapertura del Canfranc suponga un primer paso a medio plazo.

La logística cobra una especial importancia en la política del Gobierno aragonés; de hecho, hay cuatro proyectos en la Comunidad Autónoma: PLAZA, la Plataforma Logística Huesca Sur, la de Fraga y PLATEA en Teruel. Es allí donde entra en juego una de las principales reivindicaciones del Ejecutivo autónomo; no es otra que la citada travesía ferroviaria, como alternativa a los pasos transfronterizos de ambos extremos de la cordillera (Cataluña y País Vasco), muy saturados por el volumen de mercancías que transita por ellos.

Comentarios