CHA pide medidas paliativas para la crisis de la fruta

Chunta Aragonesista pide la adopción de medidas paliativas de la crisis de la fruta, crisis derivada de la diferencia de precios en origen y en destino. Para el diputado en las Cortes de Aragón, Salvador Ariste, “es necesario tomar cartas en el asunto con medidas efectivas para evitar que se sigan pagando precios desastrosos a los agricultores por un producto que después llega al consumidor multiplicado incluso por diez”.

Salvador Ariste presenta este miércoles en la Comisión Agraria de las Cortes una proposición no de ley para instar al Gobierno de Aragón a adoptar cuatro medidas básicas para tratar de paliar la crisis de la fruta dulce. La última campaña, a pesar de resultar buena en cantidad y calidad, tuvo precios en origen desastrosos, lo que generó pérdidas millonarias en las explotaciones y provocó que millones de kilos de producto quedaran sin recoger, causando el descenso de jornales y de trabajo temporal. “Sin embargo, los precios en destino de algunos productos hortofrutícolas llegaron a multiplicarse por mil, echando por tierra la validez de determinadas medidas como la del observatorio de precios de ámbito estatal”, ha explicado Ariste para justificar la necesidad de “tomar cartas en el asunto con medidas efectivas y urgentes”.

En su iniciativa parlamentaria, Ariste propone entablar negociaciones con el Gobierno central para la elaboración de un Plan estatal de medidas de anticipación de crisis grave excepcional, de precios agrícolas y ganaderos, que contenga, al menos campañas de promoción, información de precios origen-destino, medidas de carácter fiscal y la limitación legal de precios abusivos.

Asimismo, considera necesario que el Gobierno central impulse la creación de una interprofesional que agrupe a todos los sectores de la fruta dulce o, al menos, la del melocotón y nectarina. Y también que, desde el respeto a la legalidad internacional en lo relativo a libre comercio, adopte las medidas necesarias para garantizar que las importaciones de fruta cumplan con las exigencias de trazabilidad y seguridad alimentaria que se piden a los productores de la Unión Europea.

Finalmente, en su propuesta, Ariste plantea adaptar a las características de cada comarca los requisitos para la creación de organizaciones de productores de frutas y hortalizas (OPFH) y fomentar la concentración de la oferta, con medidas de impulso a la asociación o federación de estas organizaciones y de las cooperativas. Actualmente, según datos de COAG, un 60% de los productores están fuera de la OCM y de las OPFH.

Comentarios