“La proyectada urbanización en Biescas no encuentra acomodo en el vigente planeamiento urbanístico de la localidad”

Ha sido la respuesta escrita del Departamento de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte del Gobierno de Aragón al grupo parlamentario de Izquierda Unida, en la que se afirma que “incrementar la densidad residencial en un entorno que no es continuación racional de malla urbana preexistente y presenta riesgos evidentes, pudiera no ser la alternativa más lógica para canalizar nuevos crecimientos en el municipio”.

El portavoz de la citada formación, Adolfo Barrena, considera que el Ejecutivo Autónomo, “más allá de esta timorata y ambigua respuesta debe paralizar de inmediato un proyecto especulativo que, acompañado de un hotel y un campo de golf, pretende marbellizar el pueblo de Oros, que tiene veinte habitantes en la actualidad, con la construcción de 1000 nuevas viviendas”.

En este sentido, Jesús Escartín, concejal de IU en Biescas, que ha presentado alegaciones para evitar el urbanismo especulativo que quiere imponerse en la localidad altoaragonesa, ha reiterado una vez a Radio Huesca Digital ”que tanto el Gobierno de Aragón como la CHE actúen para garantizar que los proyectos urbanísticos presentados cumplen con todos los requisitos legales ambientales, de planeamiento urbanístico y de seguridad, especialmente cuando se presentan para lugares como el del Barranco de Sía”. Izquierda Unida reitera “la necesidad de abordar seriamente el futuro del desarrollo propuesto para el Pirineo exigiendo, una vez más, una Ley de Protección de la Montaña que evite especulación salvaje a la que se está sometiendo el Pirineo”.

Para Barrena este Gobierno “está demostrando que no es capaz de abordar seriamente el problema. Respuestas como la que nos ha dado son un ejemplo claro de su falta de voluntad política de ordenar el territorio y evitar el urbanismo depredador y consumidor de espacio y recursos que se está apoderando de nuestro territorio”. Los casos de Formigal, Cerler, Sabiñánigo y ahora Biescas confirman “que el modelo desarrollo que propone el Gobierno de Marcelino Iglesias se basa en la construcción sin límites y ello pone en peligro el futuro sostenible de las zonas de montaña”.

Comentarios