La remodelación del Paraninfo de la Universidad de Zaragoza comenzará en agosto

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, el rector de la Universidad de Zaragoza, Felipe Pétriz, la consejera de Ciencia, Tecnología y Universidad, Angela Abós y el arquitecto, Mariano Pemán, han presentado el proyecto de rehabilitación del edifico Paraninfo de la Universidad de Zaragoza. Este proyecto permitirá la rehabilitación de un edifico representativo, tanto por su gran valor arquitectónico como histórico, ya que resume gran parte de la historia de la Universidad de Zaragoza.

 

Las obras de recuperación, que comenzarán el próximo mes de agosto, cuentan con un presupuesto de más de quince millones de euros, que será financiado por el departamento de Ciencia, Tecnología y Universidad del Gobierno de Aragón y que se enmarca en el Plan de Infraestructuras Universidad 2006-2012. En dos años, tiempo que durarán las obras, se recuperará para la ciudad el cien por cien de los casi 13.000 metros cuadrados de superficie útil con los que cuenta el Paraninfo, y de los cuales, en la actualidad, sólo se pueden utilizar aproximadamente el cuarenta por ciento.

 

El proyecto de rehabilitación del Paraninfo es obra del despacho de arquitectos Pemán y Franco. Este Edificio es uno de los más importantes de Zaragoza de final del Siglo XIX, por su arquitectura y también por el papel que ha desempeñado en la historia de nuestra ciudad y su Universidad. Destinado a Facultades de Medicina y Ciencias, se inauguró en el año 1893.

 

Actualmente, es el único edificio que se mantiene de la antigua Universidad. Acoge en sus dependencias la biblioteca general universitaria, con fondos históricos de gran valor, la sede del Consejo Social de la Universidad, la Real Academia de Medicina y otros servicios. El Edificio Paraninfo tiene declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) desde el 7 de diciembre de 1978.

 

Hasta la fecha, y desde que el edificio fue desalojado de su función original en el año 1973, se han realizado diversas obras parciales que han hecho posible la utilización de algunas áreas, lo que ha permitido la presencia continua de la Universidad en la ciudad de Zaragoza. Los diversos proyectos y estudios realizados, incluido el redactado por estos mismos arquitectos en noviembre del año 2000, han permitido conocer las deficiencias y las necesidades de rehabilitación del conjunto arquitectónico, así como las posibilidades de utilización y de adecuación Así, de 2002 a 2004, se acometieron obras de reparación de las cubiertas y saneamiento de muros, con un presupuesto superior al millón de euros.

 

Con el programa de necesidades establecido por la Universidad y que ha plasmado el estudio de arquitectos Franco y Pemán, se pretende recuperar plenamente esta histórica edificación y hacer de ella su espacio más representativo, acogiendo el Rectorado. Se trata de aprovechar el carácter representativo de su arquitectura y su emplazamiento estratégico, buscando con ello también la máxima inserción en el tejido social al que atiende la Institución Universitaria.

 

Por ello se incluyen también aulas y salas de conferencias para congresos y salas de exposiciones, que facilitarán la organización de actividades destinadas a enlazar la vida de la Universidad con la de la sociedad aragonesa. En este sentido se mantienen los usos actuales de biblioteca general de la universidad y de la Real Academia de Medicina. Se persigue con ello darle un uso adecuado a su estructura espacial y asegurar la buena conservación de esta joya arquitectónica.

Comentarios