Cuarenta y cinco millones en nuevas depuradoras en el Bajo Cinca y Cinca Medio

2006011805 depuradora.jpg

El director del Instituto Aragonés del Agua, Alfredo Cajal, ha presidido en Ontiñena el acto de colocación de la primera piedra de las obras del Plan Especial de Depuración de Aguas Residuales en la zona técnica que agrupa actuaciones en comarcas de Bajo Cinca y Cinca Medio. Entre las dos comarcas, la inversión del Departamento de Medio Ambiente ronda los 45 millones de euros. La empresa adjudicataria de esta zona es la UTE Mariano López Navarro y COMSA Medio Ambiente, S.L.

En el Bajo Cinca/Baix Cinca, la inversión es de 21.764.295 euros, e incluye las nuevas estaciones depuradoras de Ontiñena, Ballobar, Candasnos, Osso de Cinca y Torrente de Cinca, que tratarán las aguas residuales de una población de 3.823 habitantes, con un caudal diario de más de 2.000 metros cúbicos. Esto supone un 17 por ciento de la carga contaminante. En la actualidad, se depura en la comarca el 61 por ciento de las aguas (en las depuradoras de Fraga y Mequinenza), y están en construcción, mediante convenio con la Diputación de Huesca, las de Zaidín y Belver de Cinca. Sumadas todas las actuaciones, en la comarca se depurará el 91 por ciento de las aguas residuales.

En el Cinca Medio, la inversión es de 22.852.015 euros, e incluye las estaciones depuradoras de Alcolea de Cinca, Binaced, San Miguel de Cinca y Fonz, y un colector entre La Almunia de San Juan y Tamarite. Estas dos últimas actuaciones son las únicas pendientes de licitación.

 

Las nuevas obras de la comarca tratarán las aguas residuales de una población de 4.923 habitantes, con un caudal diario de más de 2.260 metros cúbicos. Esto supone un 16 por ciento de la carga contaminante. En la actualidad, se depura en la comarca el 55 por ciento de las aguas (gracias a la depuradora de Monzón), y están en construcción, mediante convenio con la Diputación de Huesca, la de Albalate de Cinca. Sumadas todas las actuaciones, en la comarca se depurará el 80 por ciento de las aguas residuales.

En la provincia del Huesca, el Plan Especial de Depuración contempla la ejecución de 41 actuaciones: 35 depuradoras y 6 colectores. De esta manera, se mejorará la depuración de agua de 71.429 habitantes equivalentes. La inversión total en obras más la explotación asciende a 180 millones de euros. En la actualidad, en la provincia de Huesca se depura el 51,39% de las aguas y con las obras en ejecución se depurará un 25,57% más. Al finalizar las ejecuciones del Plan Especial, junto a otras obras en proyecto, se sanearán las aguas generadas por el 88,39% de la población altoaragonesa, que son 625.478 habitantes equivalentes.

Toda esta inversión será financiada mediante el Canon de Saneamiento, un impuesto ecológico y solidario aprobado por las Cortes de Aragón e implantado en el 2002, que cumple con los principios establecidos por las Directivas Europeas sobre la recuperación integral de costes y quien contamina paga. Este sistema de financiación permite afrontar a los aragoneses nuestra obligación de depurar, una obligación que a pesar de que es competencia municipal, asume el Gobierno de Aragón consciente de las limitaciones de muchos municipios para acometer estos gastos.

 

Comentarios