Carlos Castellar, Rafael Laliena y Javier Celigueta cumplieron objetivos en el Ironman de Roth

Más de 2500 triatletas participaron en el Ironman de Roth en Alemania donde los altoaragoneses Carlos Castellar, Rafa Laliena y Javier Celigueta disfrutaron del espectáculo que supone una prueba de estas características con una distancias de 3.8 kilómetros nadando, 180 en bici y 42 de carrera a pie. La salida en el canal navegable fue a las 6 de la mañana. El ambiente era increíble, según comentan los oscenses, con más de 25 países representados.

Unos 15000 espectadores a uno y otro lado del canal, así como en los puentes que lo cruzaban. Al ser un canal navegable se tuvo que cerrar al paso de los barcos el día de la competición, así como dos días antes durante unas horas por la mañana para que los participantes pudieran entrenar. La temperatura del agua era bastante buena, en torno a los 21 grados. Javier Celigueta fue el primero de los tres altoaragoneses en salir del agua, seguido de Carlos Castellar y Rafael Laliena, todos en una franja de unos cuatro minutos de tiempo (entre 1h05 y 1h09min).

Pasado este primer segmento comenzaban los 180km de ciclismo en contrarreloj. Recorrido de repechos y tramos entre bosques jalonaban un circuito de 90km al que había que dar dos vueltas. El momento más impresionante se daba en el punto km 70 y 140km, donde había una subida de 1.5km con mas de 15.000 espectadores formando un pasillo de 2 metros por donde pasar. Según comentan “se te ponía la carne de gallina porque parecía el ultimo kilométro de una etapa de montaña en el Tour de Francia. Había que comer y beber con regularidad ya que lo verdaderamente duro vendría al bajarse de la bici. El ciclismo, aun siendo un recorrido de repechos, lo cubrimos a una media cercana a los 32km/h, por lo que nos sentíamos satisfechos”.

Comenzó la maratón final tras más de 7 horas de esfuerzo ininterrumpido, a eso de las 2 y media de la tarde. Esta discurría paralelamente al canal donde se había nadado y por entre bosques cerrados. En este ultimo segmento Celigueta, con problemas musculares, se vio obligado a la retirada en el km 20 de la carrera a pie. Castellar intento bajar de las 11h en meta, y para ello tuvo opciones hasta el km 32 de la maratón, pero allí no pudo seguir con el ritmo que se había impuesto y se vio obligado a reducirlo para entrar con 11h22min en el puesto 851 de los 2500 participantes. Los últimos kilómetros fueron un verdadero infierno. Por su parte, Laliena finalizó en el puesto 1140 con 11h50min también con serios problemas de calambres en la maratón, que le obligaron a bajar el ritmo al final.

“Lo verdaderamente importante no era ni el tiempo ni el puesto final, sino lograr terminar una prueba tan exigente, y saber que nuestras familias nos estaban esperando en la línea de meta, donde pudimos compartir esos momentos de gran emoción con todos ellos. Habíamos bajado ampliamente el tiempo final que habíamos logrado en el Ironman de Zurich en 1999, pero ahora mismo eso ya no importaba. Tan solo la satisfacción de haber podido superar una de las pruebas más exigentes  que existen en el mundo de la resistencia”, concluyen en su relato de la prueba los tres deportistas.

Comentarios