CHA considera que no es el momento de urbanizar el Área 7

El Grupo Municipal de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Huesca considera que no es el momento para desarrollar nuevas áreas urbanizables en la ciudad. Por ello, los nacionalistas sostienen que el Área 7, anunciada esta semana por el consistorio como una nueva zona de expansión de la capital oscense, debería esperar frente a proyectos que ya están o deberían estar en marcha.

Para Azucena Lozano, concejala de CHA del consistorio “el área 7 es otro despropósito del urbanismo oscense, que prima el ingreso de fondos para gasto municipal y no un desarrollo urbanístico lógico y sostenible en la ciudad”.

El Grupo Municipal de Chunta Aragonesista considera que la tramitación y proyección de edificaciones en el área 7 (entre los caminos viejo y nuevo de Salas y avenida Danzantes) es precipitada y que no tiene sentido ahora, ya que como el área 3 o el polígono 41, la zona es de suelo urbanizable, es decir no es suelo urbano. Azucena Lozano, concejala del Ayuntamiento de Huesca recuerda que “en este momento se están tramitando múltiples zonas de suelo urbano, que se están urbanizando o deben desarrollarse, antes de todas estas nuevas áreas que aun son fincas no urbanas”. “Nos referimos a zonas de la ciudad como el Polígono de las Harineras, el Polígono 14 de Fosal de Moros, diversas zonas del Casco Antiguo, entre las que destaca la aneja a la muralla, que deben urbanizarse y están pendientes de diversos trámites que complican su edificación”. “Mientras tanto se apresuran a firmar con las diversas constructoras, que controlan el sector inmobiliario y por ende la política urbanística municipal, diversos acuerdos y convenios que les favorecen y benefician”.

“En estos momentos la gestión urbanística del ayuntamiento es pan para hoy y hambre para mañana, ya que no se resuelven los problemas de vivienda actuales, ni los problemas de polígonos de la ciudad, dejando tambaleando al PGOU que en su filosofía inicial consideraba que en 20 años construirían unas 8000 viviendas, en un desarrollo urbanístico ordenado, pero que en los últimos años ha experimentado un desarrollo desorbitado y irracional”, asegura Lozano.

Actualmente el desarrollo es especulativo y oscuro, con claros intereses para los constructores, en este último caso con un único promotor, FORCUSA, que junto con los demás promotores inmobiliarios dominan y manejan la política urbanística de la ciudad, con el beneplácito del Alcalde, consiguiendo una liquidez con estas operaciones para el ayuntamiento que lejos de invertirse en beneficio de los oscenses se dedican a satisfacer el egocentrismo de Fernando Elboj creando gasto en una carrera electoralista continua e ilógica, es lo que opinan los nacionalistas.

Comentarios