Cartas al director: San Juan de la Peña, lo que el Consejero no dijo

José Lalana Serrano

Resulta chocante, que cada vez que un alto cargo de la administración autonómica vinculado al turismo acude a Jaca y su entorno, nos regala la impronta de su opinión sobre las obras del Monasterio Alto de San Juan de la Peña, sin haber pasado antes por el tamiz de sus respectivos jefes y sin detenerse a pensar quizás, que a San Juan de la Peña lo seguimos mucho mas de lo pudiera a estos representantes parecerles.

Viene a cuento la introducción a propósito de las declaraciones vertidas a una cadena de radio local por el entonces recién nombrado viceconsejero de Turismo allá por los primeros meses del año en curso, cuando en una de sus primeras comparecencias ante un medio de comunicación, se le ocurrió anunciar que en los próximos meses, es decir en la primavera próxima, se abrirían al publico las obras de rehabilitación que el departamento había llevado a cabo en este enclave durante los últimos cuatro años.

En la medida que el nuevo cargo, fue introduciéndose en las interioridades del departamento, debió constatar, “o quizás le dieron algún tirón de orejas”, que las enormes carencias de gestión y los rifirrafes internos en su consejería; (dos gallos en un mismo gallinero) eran evidentes y como día a día se producían manifestaciones propagandísticas, contradicciones, y juegos de intereses políticos y que no necesariamente coincidían las unas con las otras.

Transcurridos algunos meses, en concreto en estos días y con motivo de la fiesta de la Hermandad de San Juan de la Peña hemos sido testigos de esas contradicciones y de esos intereses políticos de mayor altura entre consejero, viceconsejero y PAR-tido y como el primero y de mayor rango y ahora a su vez militante político del PAR, nos viene a decir que sí, que San Juan de la Peña se abrirá en la primavera, pero de un año después, en el 2007.

Para justificar tal despropósito (las obras se encuentran totalmente terminadas) el consejero en cuestión, alude a las obras posteriores y complementarias como excavaciones arqueológicas, captación de aguas, tratamiento de las mismas, y sobre todo a que la obra es muy importante, el buque insignia del Gobierno de Aragón... (sic)

Claro, o se le olvidó al Consejero a la hora de redactar el proyecto, que una obra de esas características, con Hotel, Restaurante, aseos, merchandising etc., debería disponer de agua suficiente y depuración de las residuales, o quizás se le ha olvidado ahora decirnos la verdad de tan injustificable e inadmisible retraso.

Se le olvidó también al consejero explicarnos, la realidad sobre las excavaciones arqueológicas en el ala norte del Monasterio, ya que estas excavaciones, fueron efectuadas en el año 2001, con cargo al fondo de la Gestora de San Juan de la Peña, ( no había partida en el departamento) y que para mayor dato, son las imágenes que figuran en el vídeo con el que se divulga y promociona toda la ejecución de las obras de restauración del Monasterio Alto en cada una de sus fases, así como que durante las mismas, sirvieron para acumular escombros y que ahora se han visto obligados a recuperar nuevamente con el consiguiente doble gasto.

Parece por ello una verdad a medias, que se pretenda justificar el retraso de la inauguración por unas excavaciones que ya se realizaron y que pueden o no incorporarse al conjunto, pero que en ninguna medida afectan al monumento restaurado al encontrarse fuera de los edificios construidos y/o reconstruidos.

Se le olvidó también al consejero justificarnos como las obras de rehabilitación del Monasterio se hayan disparado en un 110% (es decir del presupuesto inicial y de contrata ya elevadísimo de 12 millones, hasta 25 millones de €. por el momento) y que por nada puede justificarse semejante despilfarro evidenciando con hechos como administran nuestros gobernantes el dinero de los contribuyentes.

Olvidó decir también el Consejero, que la suerte de San Juan de la Peña respecto de la fecha de su inauguración estaba cantada hace tiempo, al menos por dos cuestiones fundamentales que no obstante se solapan entre sí:

La primera, la nefasta gestión del departamento de turismo al no coordinar con los distintos departamentos y administraciones las autorizaciones pertinentes para llevar a cabo la culminación de las obras y su legalización.

- Durante varios meses el Ayuntamiento de Jaca no remitió un sencillo informe en el que se hiciera constar que San Juan de la Peña no se abastecía de la red de suministro de agua de su Ciudad, ello debía servir para que la CHE legalizara la perforación de agua efectuada en la explanada de San Indalecio,

- El departamento de Medio Ambiente debió emitir un informe autorizando la ubicación de la depuradora de aguas residuales;

- El departamento de Carreteras emitir un informe autorizando el paso de las tuberías de aguas hacia la depuradora por zanja paralela a la misma, (las tres autorizaciones fueron retenidas durante varios meses)

- Desde hace CINCO años debió gestionarse la cesión de los cuadros que iban a exponerse en la galería de retratos de los Reyes de Aragón cuyo coste de dicha obra, solo para ello, ha superado los 500 millones de Pts sin que por ahora se sepa que es lo que allí se va exponer. Se desconoce en que situación se encuentran estos 4 expedientes al día de la fecha.

La segunda es, ralentizar los últimos meses premeditadamente, la finalización de las obras y cuya justificación no es otra que una decisión política, absolutamente electoralista y partidista de quien gestiona esta Consejería y aproximar dicha apertura lo más cercano posible a la cita electoral de las municipales y autonómicas del mes de Mayo próximo.

Y se le olvidó decirnos también, que la repercusión económica del incremento del gasto de las obras de rehabilitación de San Juan de la Peña, las modificaciones del centro de Interpretación de la Corona y Reino de Aragón, las imprevisiones y falta de rigor en la ejecución de las mismas, los gastos que generaran la vigilancia hasta su inauguración, el lucro cesante de un año de retraso en su apertura, suponen a modo de ejemplo ni más ni menos, que con todo ello, podrían haberse construido además de la recuperación de San Juan de la Peña, con la que naturalmente estamos de acuerdo, mas de CIENTO DIEZ viviendas de protección oficial en Jaca, o la peatonalización del casco antiguo de la ciudad, o la construcción de mas de 600 plazas de aparcamiento en nuestra ciudad .

Comentarios