El cruce de la variante ferroviaria con la autovía acumula 3 meses de retraso

La construcción del cruce de la variante ferroviaria con la autovía Huesca-Zaragoza, entre el Instituto de Educación Secundaria Pirámide y el Parque Tecnológico Walqa, acumula tres meses de retraso respecto a la previsión dada por el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, que anunció en su momento que en Semana Santa estaría ya terminado.

En estos momentos, se está ultimando el desvío tanto de la autovía como de la antigua carretera (la que hoy se utiliza como servicio y como acceso a Walqa). Por esos pasos alternativos circularán los vehículos mientras se colocan los bloques de hormigón por los que pasará en el futuro el ferrocarril. Estos bloques se situarán en un plano inferior respecto a la autovía.

Es una obra, la variante ferroviaria, largamente demandada, ya que supondrá la eliminación del paso de trenes por el casco urbano de la ciudad de Huesca, con la desaparición de los pasos a nivel de Martínez de Velasco y calle San Jorge.

La variante ferroviaria dará servicio a la futura Plataforma Logístico-Industrial Huesca Sur e irá a parar a Alerre para continuar recorrido hasta Canfranc. El domingo, 16 de julio, Ayerbe acogerá una movilización para solicitar un mayor esfuerzo inversor por parte del Gobierno español en la mejora y modernización de la línea Huesca-Canfranc. Además, se solicita la reapertura del tráfico internacional.

Víctor López, portavoz de la Coordinadora para la Reapertura de la Línea Canfranc-Olorón y portavoz de la Asociación de Defensa de la Estación de Canfranc, afirma que sólo con la modernización del tramo español de la línea se podrá presionar a Francia para que haga lo propio al otro lado de la frontera pirenaica.

9

Comentarios