Continúa la reducción de reservas de agua en los embalses de Huesca

2005011717 vadiello.jpg

Los embalses de la provincia de Huesca continúan con su tendencia a la baja en cuanto al nivel de reservas hídricas. Las aportaciones de los ríos son muy escasas y, además, sigue siendo alta la demanda de agua en el Alto Aragón. El embalse de Vadiello está a punto de entrar en su último tercio de reservas; en la actualidad cuenta con 6 hectómetros cúbicos, esto es, un 38 por ciento de su capacidad total de almacenamiento.

El resto de embalses también reduce su nivel hídrico, pasando a contar con un 75 por ciento La Sotonera; El Grado está al 77%; Mediano, al 32%; Barasona,, al 50%; Santa Ana, al 40%; y Canelles, al 18%. Estas regulaciones suman 857 hectómetros cúbicos de agua.

El suministro de agua de boca a la ciudad de Huesca está garantizado, ya que la situación es bien diferente al año pasado 2005, porque entonces se estaba a punto de entrar en el último hectómetro de agua embalsada.

Ahora se tiene agua en Vadiello y, además, está completada la obra de emergencia para abastecer la ciudad desde el Canal del Cinca. Ya tuvo que ser utilizada el pasado verano.

La Confederación Hidrográfica del Ebro asegura que no va a haber problemas de suministro a las ciudades de la cuenca; otra cosa es lo que puede ocurrir en núcleos de población de zonas de montaña.

Municipios como Huesca, aunque tienen asegurado el abastecimiento, han puesto en marcha programas de ahorro de agua, con mejoras en infraestructuras y con campañas de sensibilización.

ASAJA y el proyecto europeo Optimizagua han desarrollado además un iniciativa en el sector agrario. Con la aplicación de las nuevas tecnologías se ha conseguido ahorrar un 48 por ciento de agua en campos de maíz. Como apunta Ramón Pérez, coordinador técnico de ASAJA, se trata de “regar lo justo en el momento preciso de humedad”.

Comentarios