Cartas al director: La privatización del agua, ¿otra más?

Begoña Pérez Garasa. Responsable de Política Sindical y RR. II. de CC.OO. en Huesca

Los Plenos del Ayuntamiento de Huesca, a los que puede asistir la ciudadanía, se celebran los últimos jueves de cada mes. Recomiendo a todo el mundo que vaya, al menos una vez, para ver a nuestro Concejo en acción. Yo asistí al del mes de Mayo. En esta carta sólo hablaré de uno de los temas que se trataron: la nueva potabilizadora de agua. CC.OO. participa (en la medida que podemos) en la Plataforma contra la Privatización del Agua, y nuestra opinión siempre ha sido la de mantener la gestión directa (sin ninguna empresa intermediaria, ni privada ni pública). Varias son las razones que nos llevan a esta defensa, algunas teóricas y otras por puro pragmatismo:

1ª.- El agua es un elemento INDISPENSABLE para la vida humana. Vamos, que si no bebes te mueres (disculpen la expresión). Ya está mal que nos la vendan embotellada pero si además, el precio que le ponen al agua del grifo va a ser de más de 30 € que pagamos en el último recibo, habrá que replantearse si volver a los hábitos medievales (no lavarse, beber cerveza, vino o refrescos, etc…). Es decir, retroceder unos cuantos siglos.

2ª.- El abuso del uso, sobre todo por la sequía que padecemos, la debe pagar el que abusa. No podemos justificar que se pague, entre toda la ciudadanía, el despilfarro que supone no haber mejorado el sistema de abastecimiento. El Equipo de Gobierno dirá a esto: “sí hemos realizado inversiones”. Estas inversiones han sido mínimas y no resuelven la sistemática pérdida de agua de más del 40 % por las tuberías de Huesca.

3ª.- Desde la crisis del año pasado, el Gobierno de Aragón ha dicho (en repetidas ocasiones) que asumiría el coste de la potabilizadora. La realidad (plasmada en el Pleno) es que el Equipo de Gobierno, en su forma de hacer habitual, ha firmado un Convenio con los de la promesa, sin contar con el resto de partidos del Ayuntamiento ni con los agentes sociales. Craso error hablando de, reitero, un bien INDISPENSABLE. El consenso es, en este tema, IMPRESCINDIBLE. Y la transparencia también. Porque, al final, la potabilizadora la estamos pagando ya “a ecote” entre las casi 50.000 almas de nuestro municipio.

4ª.- De por sí, el ejercicio de poder del Equipo de Gobierno nos parece, como poco, algo oscuro. Por si no lo recuerdan, amigos lectores, la privatización de la recogida de basuras se hizo por la puerta de atrás (por más que a algunos miembros del Equipo de Gobierno les moleste que se diga). Pues bien, en este caso hay más de lo mismo. No nos vale que nuestro Ayuntamiento, las Comarcas u otras administraciones sean las que ponen el dinero para las empresas, públicas o privadas, da lo mismo. Porque cuando hablamos de las administraciones, hablamos del dinero de todas las personas que pagamos impuestos. Que con la creación de Empresas Públicas, o de las concesiones a Empresas Privadas, lo que se consigue: PAGAMOS DOS VECES (los impuestos del Ayuntamiento y las tarifas que ponen las empresas), y enriquecemos a unos pocos con la gestión de recursos que afectan a la vida de todas las personas (agua, limpieza del medio ambiente…). Los servicios no mejoran, en todo caso se complican: ya veremos que pasa si me pasan un cobro indebido y quiero reclamar. Hasta ahora, en otras ciudades, se pasa el balón del Ayuntamiento a la Empresa y de la Empresa al Ayuntamiento. Nuestro deseo es que, en nuestro municipio, aprendan de los errores de otros.

5ª.- Nunca se ejerce verdadero control sobre cómo y qué hacen las Empresas (públicas o privadas). No se controla sobre el servicio, ni sobre las políticas de personal (que también pueden aparecer en los pliegos de condiciones que presentan), ni sobre otras cuestiones (como obras sin licencia, por ejemplo).

No puedo dejar de comentar que, el señor Alcalde de Huesca, el día del Pleno, ante las intervenciones de los grupos en contra de la privatización, resumió diciendo que (no cito textualmente, pero en las Actas del Pleno debe figurar algo muy parecido): “esto de la potabilizadora pasa porque la normativa europea nos obliga”. ¿A qué obliga exactamente? ¿A que este servicio sea privatizado? Estimados lectores, puedo asegurarles que no. Europa obliga a tener una buena calidad del agua y de todo su proceso (traída de agua, conducción, agua de boca, depuración,…). Pero la norma europea NO obliga a una gestión privada. Esto es una decisión del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Huesca.

Aunque no querría que esta carta se entendiese como una crítica, sin más. Creo que, en todo caso, debe tener el efecto de “Pepito Grillo” para las partes afectadas. Creo que debe recordar a nuestros políticos que sólo son gestores temporales (durante 4 años, renovables o no) de bienes intemporales, que el agua no debe ser un tema electoralista, y que deben tener soluciones a la sequía independientemente de quien gobierne en nuestra ciudad. Creo que debe recordar a la población de Huesca que es ella la que lo “paga” todo: a los gestores, los impuestos, etc… y que puede y debe exigir responsabilidades si así cree que tiene que hacerlo. Y creo que debe animar a las Organizaciones Sociales (incluidas las Comisiones Obreras) a ser canalizadoras de la voz que la ciudadanía sólo puede levantar cada cuatro años.

Comentarios