¿Cómo regular el Gállego? Sigue siendo la pregunta clave en la Comisión del Agua

2005042121 gállego.JPG

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, y el director del Instituto Aragonés del Agua, Alfredo Cajal, han iniciado una nueva ronda de contactos con los componentes de la Comisión del Agua. La principal cuestión que hay que resolver hace referencia a ¿Cómo regular el río Gállego?

Recordamos que la ponencia de obras conflictivas no elaboró un dictamen definitivo sobre Biscarrués y sus alternativas. Sí redactó unas conclusiones, que se resumen de la siguiente forma: no se inundará Erés (núcleo perteneciente al municipio de Biscarrués), se construirán embalses laterales en el sistema de Riegos del Alto Aragón y se determinará la regulación del río Gállego.

Esta última cuestión es la que hay que desentrañar. Sólo cabe la posibilidad de construir un embalse de 35 hectómetros cúbicos de capacidad, lejos de los 192 del proyecto inicial.

Además, se ha de determinar la conveniencia o no de abordar este tema en el plenario de la Comisión del Agua, que tendrá lugar el día 20 de julio. Boné y Cajal escuchan a las distintas partes implicadas para sacar las oportunas conclusiones.

El Partido Popular anunciaba recientemente que volverá a la Comisión del Agua, ya que se garantiza el abastecimiento de agua a Riegos.

Los regantes expectantes de Monegros II insisten en que hay que tomar una decisión con prontitud y que asegure esa garantía de suministro, ya que, en caso contrario, no es viable el proyecto de expansión del regadío en esa zona, a caballo de las provincias de Huesca y de Zaragoza.

El embalse de 35 hectómetros cúbicos no convence ni a la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos ni a la Asociación Gállego Activo, porque consideran que perjudicaría a la actividad social y empresarial existente en la zona.

Comentarios