Kornéiev triunfa invicto y en solitario en el Open de Benasque de ajedrez

El temor de que la XXVI edición del Torneo Villa de Benasque fuera gris, tras la brillantez de las bodas de plata, no se cumplió. El ruso Óleg Kornéiev fue un ganador brillante, hubo partidas de gran calidad, las mujeres puntuaron mejor que nunca, y todo indica que en el pirineo oscense ha nacido internacionalmente una joven estrella: el indio Kannapan Priyadharshán, de 13 años, mejor juvenil del torneo.

Kornéiev, de 36 años, residente en Tenerife, estaba satisfecho de haber refrendado su primer puesto en el ránking inicial del torneo, sobre todo por un matiz especial: “Juego muchas partidas cada año, unas 250 al ritmo clásico y 200 rápidas, y casi todas se publican, lo que quiere decir que mis rivales pueden prepararse muy bien contra mí. Eso me produce cierta incomodidad en las aperturas [primeros movimientos] pero en este torneo he logrado salir airoso casi todos los días de ese problema, así que me voy muy contento”.

El vencedor firmó un empate rápido en la última ronda con el azerbaijano Mamédov porque con ese medio punto ya era inalcanzable, con 8,5 puntos, fruto de siete victorias y tres tablas. Kornéiev destacó la calidad de sus partidas con el finlandés Westerinen, el azerbaijano Babáiev y el rumano Parligras, pero reconoció que sufrió mucho ante el colombiano Escobar: “Él jugó inesperadamente bien una posición que yo había complicado mucho porque necesitaba la victoria, y estuvo a punto de ganarme”.

Es un hecho objetivo que las mujeres han brillado más que nunca en este torneo: a sólo tres rondas del final, cinco de ellas estaban muy cerca de los primeros puestos. Pero esa evidencia no ha cambiado el interesante y peculiar punto de vista de Kornéiev sobre por qué, salvo excepciones, las mujeres juegan al ajedrez peor que los hombres: “El problema no es de inteligencia sino de comunicación. Si hablamos en general, las mujeres soportan peor la soledad, que es un ingrediente inevitable en el trabajo de un ajedrecista; les cuesta mucho trabajo estar incomunicadas durante horas. Por tanto, como hablamos de un problema emocional y social, yo no creo que la diferencia de calidad de juego entre hombres y mujeres vaya a acortarse pronto de manera sustancial”, explicó el ruso unos minutos después de que su pareja, la ucraniana Tatiana Kononenko, recogiese el premio a la mujer mejor clasificada. También destacó la española Dafne Trujillo, quien ha logrado el título de Maestra Internacional.

El mejor veterano fue el croata Dávor Komliénovic; el mejor aragonés, Fernando López Gracia, cuya partida contra el rumano Suba es además una de las más brillantes del torneo; y el mejor nacido en España, el manchego Herminio Herráiz. El español mejor clasificado es Elizbar Ubilava, de origen georgiano, quien logró un brillante tercer puesto tras firmar muchas partidas llenas de calidad y lucha.

Pero el premio especial más aplaudido fue el del prodigioso indio Kannapan Priyadharshán, de 13 años, quien, si salva con normalidad el caudaloso río de la adolescencia, probablemente estará en los primeros puestos del escalafón mundial dentro de no muchos años. Kornéiev puso la guinda también sobre este asunto: “Aún no he podido ver las partidas del niño, por falta de tiempo, pero me han dicho que es impresionante. Quien sí me ha impresionado es su madre, siempre tan elegante con sus saris indios, paseando por los pasillos”.

Comentarios