Cartas al director: Sobre la Proposición a la Comisión del Agua iniciar las obras de Biscarrués en 2007

Gustavo Ortas Torralba (vocal AGA)

La actividad turística de Aguas Bravas en Murillo de Gallego es motor de desarrollo, actividad complementaria a las tradicionales labores agrícolas y ganaderas, que permite el asentamiento de la población e incluso la involución del proceso migratorio tradicional de zonas rurales hacia la ciudad. Todo ello en un marco sostenible de respeto hacia el entorno.

El agua es riqueza en Murillo de Gallego en forma de río y en Monegros en forma de regadío, y ambas actividades son compatibles y no excluyentes entre sí. Realizar un pantano que perjudicaría a una de las partes no tiene sentido en la época actual, a apenas dos años de la Expo 2008 “Agua y desarrollo sostenible”, Aragón, España, deben dar ejemplo de lo que significa la eficiencia en los diferentes usos del agua.

La construcción del embalse, en cualquiera de sus cotas, destruiría por completo el único sector emergente del Reino de los Mallos y uno de los pocos de Aragón que ha sido capaz, por el momento, de frenar los procesos de despoblación rural.

Sólo se tendrá más agua usándola mejor: con medidas de eficiencia, gestión integrada y conservación del recurso. Comprenderlo obliga un ejercicio constante de consenso entre usuarios. Frente a escasez, inteligencia. Aunque la receta es, desde luego, más fácil de enunciar que de aplicar.

La Construcción del pantano de Biscarrués no supone un beneficio para Aragón, sino una grave afección, en lo económico puesto que se pierden 200 empleos, una economía generada de forma sostenible y el cierre de numerosas empresas; en lo social puesto que cualquiera de las cotas supondrá la despoblación de nuestras zonas rurales, el cierre de los servicios; en lo natural, la inundación del último tramo de río Gallego que queda vivo.

Se esta transmitiendo a la sociedad que 35 hms son insuficientes, que cerrar 200 empleos, decenas de empresas es insuficiente. La pregunta que nos surge de todo este planteamiento es ¿Qué es suficiente? Vamos a ser capaces de anegar el último tramo de río Gállego, de despoblar otra zona rural por el beneficio de unas familias receptivas del agua; eso se llama desvestir a un santo para vestir a otro.

Se reitera que 35 Hms son insuficientes, cuando realmente con todo el conjunto de balsas laterales dispondrán de casi 400Hms. No existe negociación ni diálogo cuando una parte es únicamente beneficiaria y la otra es perjudicada. Especialmente cuando existen alternativas viables que suponen un beneficio para Aragón y un ejemplo de entendimiento.

En el año 2006, en el siglo XXI, a menos de 1000 días para la celebración de la EXPO 2008 “Agua y desarrollo sostenible”, Aragón va a ser un ejemplo de todo menos de desarrollo sostenible, de eficiencia en los usos, de racionalidad y de entendimiento.

Todos cabemos en esta tierra, desde la zona de afección no ponemos en duda la voluntad de todas las partes para obtener un resultado satisfactorio que no suponga el cierre de las empresas, el despido de casi 200 trabajadores ni hipoteque el presente y futuro de la Galliguera en beneficio de otra comarca.

No se trata de restar iniciativas, sino de sumar esfuerzos para multiplicar beneficios.

 

 

 

 

 

Comentarios