La expedición al Latok III, frenada por el mal tiempo

Los montañeros Oscar Pérez y Álvaro Novellón han vuelto a comunicarse con Peña Guara para informar que la situación en el Karakorum no es la más idónea y que el objetivo de hollar la cima del Latok III de momento tiene que esperar.

“Llevamos ya tres días en el campo base, y sus tres correspondientes noches se las ha pasado nevando. El tiempo no es que sea malo, malo, malo, pero como que nos esta empezando a cansar un poquito tanta nube. Como reza el título de este email, el Latok III solo se ha dejado ver durante 20 minutillos ayer por la tarde, los cuales aprovechamos para hacerle unas fotos e intentar averiguar por donde nos vamos a subir a esta mole de roca y nieve”.

En la nota indican que “el primer día lo pasamos descansando tranquilamente en el campo base. El segundo día nos fuimos a dar un paseo al valle de al lado para hacer una visitilla a una expedición femenina que esta intentado escalar el Ogre´s Thumb, una tapia de unos 800 metros. En estos valles tan solitarios un poco de vida social se agradece, y aunque no lo creáis si la expedición hubiera sido masculina nos habríamos acercado igualmente, palabrita del niño Jesús. Esta mañana el tiempo seguía poco agradable, aún así sabemos que quedarnos parados es bastante perjudicial para nuestra moral, por lo que nos hemos dado otro paseíllo hacia la base del Latok con intención de ir reconociendo el terreno”.

“El glaciar que tenemos que atravesar para llegar a la base es bastante sencillo, apenas tiene grietas y no es necesario dar mucho rodeo para colocarnos debajo del Latok III, 3 horas nos han bastado para llegar a su base. Las nubes han tapado durante todo el día la parte superior del pico. De momento la cara Oeste se nos presenta demasiado complicada, no hemos conseguido verla entera de cerca y mientras no dejen de caer nevadas no es posible intentar nada en ella. Si hemos localizado un corredor bastante seguro de unos 60 grados que conduce hasta el hombro de la arista sudoeste. Si el tiempo mejora saldremos otra vez del campo base con todo el material necesario para intentar una ascensión por esta arista (ruta japonesa, la única abierta desde esta vertiente de la montaña)”.

La nota concluye señalando que “aún es muy pronto para intentar la cima, nos conformamos con alcanzar el hombro, que se encuentra a unos 5300 metros de altitud, y de esta forma seguir la aclimatación que estamos haciendo en el campo base y reconocer el resto de la ruta que transcurre por la arista. De todas formas saldremos con todo lo necesario por si el tiempo nos acompañara y la altitud no nos fastidia demasiado. Todo esto es poco probable, pero subir con todo el material nos facilita las cosas de cara a un segundo intento mas serio, ya que podremos subir al hombro de nuevo con la mochila casi vacía”, informaron desde el campo base del Latok, Álvaro y Oscar.

Comentarios