Autorizado el desembalse de Canelles como medida ante la falta de reservas en el Canal de Aragón y Cataluña

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, José Luis Alonso, ha dictado resolución favorable sobre la utilización de los caudales de Canelles por debajo de la cota de turbinación hidroeléctrica. Esta medida se aplicará en fechas próximas cuando se haga necesario su aprovechamiento como medida paliativa ante la disminución de reservas del Canal de Aragón y Cataluña, que se encuentra en situación de emergencia. La propuesta se planteaba en la Comisión de Desembalse del Noguera Ribagorzana a instancia de la Comunidad de Regantes y consiste en el aprovechamiento durante el verano de 44 hm3 de embalse por debajo de la cota de turbinación hidroeléctrica

Este aprovechamiento lo planteó la propia Comunidad de Regantes ante la Comisión Extraordinaria de Desembalse para la sección del Ésera y Noguera Ribagorzana y sólo fue rechazada por los regantes del Canal de Piñana, el resto de usuarios (Canal de Aragón y Cataluña; Endesa, que explota Canelles; Hidronitro, cuya central se encuentra aguas abajo de Barasona, en el Ésera y el Algerri –Balaguer), se mostraron favorables.

Esta maniobra de explotación consistirá en la apertura de los desagües de fondo de la presa para poder utilizar para el riego hasta 44 hm3 de su embalse muerto hidroeléctrico, el que se encuentra por debajo de la cota de turbinación de caudales, donde se mantienen un total de 126 hm3.

Así, las reservas que se mantienen habitualmente para la producción eléctrica se recogerán en el embalse de Santa Ana, actualmente al 39%, en el mismo río Noguera, aguas abajo de Canelles y se destinarán a los cultivos de verano del Canal de Aragón y Cataluña.

La resolución de la presidencia del Organismo de Cuenca incluye otro punto. Una vez termine la campaña de riego, para recuperar los caudales perdidos en Canelles, se realizará una aportación de estos hectómetros al Noguera Ribagorzana con caudales procedentes del río Ésera, es decir, del embalse de Barasona. Así se atenderá a los riegos de invierno del Canal de Piñana y al caudal medioambiental del río.

Para ello, se ha solicitado a los servicios técnicos de la Confederación que realicen un estudio para analizar la forma de restituir los caudales del Noguera Ribagorzana, optimizando al máximo los recursos y evitando afecciones.

Esta medida ya fue adoptada en 1991 y sólo se aplicaría una vez agotados los recursos disponibles por encima de esa cota en el Noguera Ribagorzana y siempre que la situación pluviométrica no mejorara. El Canal de Aragón y Cataluña es el único sistema de la Cuenca del Ebro que se encuentra en situación de emergencia.

Comentarios