Flamenco y taller circense han estado en Pirineos Sur y ahora llega la Danza Oriental

Este festival transforma el Valle de Tena en un destino turístico especialmente demandado, tanto por su oferta de conciertos, como por las actividades paralelas con que se rodean, como son en este caso los talleres y cursos prácticos para adentrarse en distintas modalidades artísticas.

Para quienes quieran adentrarse en la práctica de la música y el baile, Pirineos Sur aún ofrece varias oportunidades: Del 28 al 29 se celebrarán talleres de Danza Oriental, con Nuur Ydalga, y de percusión africana, a cargo de Lamine Sabou; los dos tienen una cuota de 10 euros y están limitados a 20 personas. También será posible participar este martes en los talleres de iniciación, libres y gratuitos, que se celebrarán en los Mercados del Mundo a las doce de la mañana.

Una de estas actividades ha entusiasmado a los más pequeños, ya que se trataba de aprender cosas como coger aros lanzados al aire, mantener el equilibrio sobre una pelota gigante o andar sobre un cable a un palmo sobre el suelo. Estos eran los contenidos del taller “Peripecias y equilibrios circenses”, impartido por el grupo Decubito Supino.

Durante sus tres días de duración, éste ha sido sin duda el cursillo más animado, con unos aspirantes a equilibristas siempre dispuestos a un nuevo intento y que no podían ocultar su entusiasmo cuando, por ejemplo, lograban por fin atrapar un aro con la pierna.

El mismo interés, pero más contenido, se podía ver en el taller “Compás y percusión flamenca”, que en los mismos días ha impartido Konstancio Pradas. Una docena de aficionados han podido introducirse con esta actividad en el flamenco, conociendo los ritmos básicos de la solea o la seguidilla, y sus diferentes variantes.

Un taller, que como es seña característica de estas actividades de Pirineos Sur, es eminentemente práctico. Su objetivo no es sólo que los participantes identifiquen el compás de doce tiempos, sino que interioricen el ejercicio de contarlo para llevar el ritmo con el cajón o las palmas.

Comentarios