Cartas al director : Carta abierta a D. Luis del Val , la importancia de los regadíos en el Altoaragón

 

Esteban Andrés Soto

Secretario General de ASAJA Aragón

El conocido periodista y escritor aragonés D. Luis del Val, ha visitado hace pocas fechas la localidad de Sabiñánigo donde leyó el pregón de las fiestas y asistió a la proclamación de las Serrablesas 2006.

 

En el contexto del pregón D. Luis afirmó que – “es mucho más importante invertir en ocio y golf que en regadíos”-. La contundencia de la afirmación, debo decirles, me dejó perplejo porque el matiz no es sobre la rentabilidad del agua en un uso recreativo o agrario, es que para el Sr. del Val es “mucho más importante”, el ocio y el golf que los regadíos.

 

Desde ASAJA, permítame D. Luis que haga una defensa contundente de los regadíos y por ende del agua como prácticamente único recurso posible en el medio rural para la ordenación del territorio y fijación de la población no necesariamente y específicamente agraria. Los regadíos aprovisionan de materias primas a la industria, promueven servicios, ejercen una acción benefactora sobre el medio ambiente y potencian la biodiversidad........, toda esta riqueza crea empleo, unos serán agrícolas y ganaderos y otros en diversos sectores, pero todos provenientes del agua y de su uso cada vez más eficiente en los regadíos.

 

Es evidente, en ciertas áreas muy específicas y sin entrar en contradicción con lo dicho arriba, es recomendable y positivo la generación de espacios recreativos que sirvan de reclamo de inversiones que promocionen el turismo y el ocio, pero la dificultad en Aragón, en la generalidad de su territorio, de fijar la población aconseja llevar al medio rural la única posibilidad de subsistencia que nos proporciona el agua, que no es otra que la transformación de los secanos limitados y poco rentables en regadíos que permitan trabajar materias primas para la industria agroalimentaria, generación de bioenergía y otros usos que la propia sociedad demandará en cada circunstancia.

 

Personalmente, si se tratara de decidir un uso u otro, prefiero el desarrollo de un regadío que nos proporcione productos de primera calidad y energía más barata que permita el desarrollo sostenible con la mínima dependencia exterior, que carísimos campos de golf para una élite caprichosa, que como las aves de paso, cualquier día cambian el itinerario y si te he visto no me acuerdo.

Comentarios