Las obras del Palacio Episcopal de Barbastro concluirán en dos años

Así lo ha manifestado el Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, que ha explicado que los trabajos que se están realizando son muy costosos puesto que hay muchas piezas que hay que desmontar, numerar y clasificar para posteriormente volver a montar. Un trabajo “que exige mucho tiempo y mucha dedicación” ha afirmado el propio Milián.

Alfonso Milián considera que se trata de recuperar y restaurar una obra muy antigua y que hay que hacerlo de la mejor forma posible, “con seguridad”. Ha explicado además que en el convenio figura el 2008 como fecha para la terminación de esta obra.

El proyecto contempla la ubicación en el Palacio Episcopal del futuro museo diocesano, las dependencias de la Diócesis, y los archivos diocesano y municipal. El nuevo volumen no sólo da continuidad exterior entre edificios sino que establece una coherencia funcional en el interior. Del actual edificio se conservarán las fachadas, artesonados, y la recuperación del patio como circulación.

Esta es un obra importante para albergar las obras de arte pero también para ofrecer un servicio a Barbastro y la Comarca puesto que el proyecto contempla incorporar el archivo de la Diócesis y ayuntamiento de Barbastro,

El futuro museo ocupará el volumen del Palacio con fachada hacia la plaza y a la calle Palacio, además de la ampliación al jardín distribuyéndose en las plantas baja, primera y bajo cubiertas actuales, más dos plantas sótano de nueva creación.

Las dependencias de la Diócesis y los Archivos Diocesano y Municipal ocupan el edificio orientado a la calle Palacio, la calle Academia Cerbuna y al jardín exterior. En este volumen se alojan todas las dependencias administrativas, distribuyéndose en las plantas baja, primera y tercera. La existencia de los archivos con personal independiente obligó a elegir un emplazamiento que fuera próximo a la diócesis por el uso de sus fondos desde la misma y, además, una independencia para el archivo del ayuntamiento de Barbastro.

Comentarios