Llegan al Auditorio de Lanuza los sonidos más animados de la tradición del este de Europa

Warsaw Village Band mostrará su visión actualizada del folclore polaco, tocando melodías e instrumentos tradicionales “con una energía casi punk” y la música festiva y vitalista de los gitanos del Este de Europa, desde Rumanía a Macedonia pasando por Bulgaria, estará representada por Fanfare Ciocarlia, Esma Redzepova y Jony Iliev.

Pirineos Sur se asoma en su propuesta del jueves a la música de los países del antiguo “telón de acero” con un programa que reunirá a tres representantes de la tradición gitana y a uno de los grupos responsables del renacimiento del folclore polaco. Con esta sesión, de título “Mirando al Este”, el Festival afronta su recta final de conciertos en el Auditorio Natural de Lanuza.

Los ritmos gitanos de los Balcanes serán los protagonistas de la primera parte del concierto, para la que se han sumado tres formaciones ya conocidas en el Festival: La Fanfare Ciocarlia, de Rumanía; Jony Iliev, de Bulgaria y Esma Redzepova, de Macedonia. Los tres aseguran con sus ritmos una fiesta sin fin.

Fanfare Ciocarlia es una orquesta de metales procedente de las montañas rumanas, donde estas agrupaciones son indispensables en bodas y ceremonias desde que a principios del siglo XIX se popularizaron las bandas militares turcas. Desde su remoto lugar de origen, han conquistado los escenarios de todo el mundo con unas melodías vertiginosas, por las que el grupo ha sido definido como una fanfarria “de sopladores a la velocidad de la luz”. Energía arrolladora, desparpajo para mezclar la tradición de su país con cualquier estilo y un espíritu de juerga que les lleva a acabar sus conciertos actuando en medio del público son las claves del éxito de esta formación.

Descendiendo hacia el sur, la tradición gitana de Bulgaria estará representada por Jony Iliev, que se ha situado en la vanguardia de su país con su música en la que suma tradición con ritmos eléctricos e interpretando temas rápidos y directos con interpretaciones más intimista

Y continuando hacia el sur, de Macedonia, de la antigua Yugoslavia, llegará Esma Redzepova, reconocida como “Reina de los gitanos”, intérprete de las melodías típicas de los Balcanes con una voz vibrante y fascinante que la ha convertido en la gran embajadora cultural de su país.

En la segunda parte de la noche, el viaje musical retornará hacia el norte para acoger la visión actual del folclore típico de Polonia de Warsaw Village Band, un grupo que toca melodías e instrumentos tradicionales “con una energía casi punk”.

Los componentes de esta banda investigaron entre los músicos ancianos del país para aprender de ellos y mantener viva una tradición que se basa en el suka, un tipo de violín que se tañe con las uñas, y las voces blancas, una técnica tomada de los pastores para gritar al máximo volumen posible. Warsaw Village Band está considerado el principal representante del actual resurgir del folk polaco.

Comentarios