448 mujeres altoaragonesas tuvieron interrupciones voluntarias de embarazo el año pasado

El año pasado se notificaron 3.574 interrupciones voluntarias de embarazos, de las que 2.620 se practicaron a mujeres con residencia en Aragón y 954 a mujeres con vecindad en otras comunidades autónomas. Las interrupciones de embarazo en mujeres residentes en Aragón se incrementaron el 7'8% respecto de 2004, cifras que confirman la tendencia al alza de esta práctica sanitaria que se implantó en España en 1985.

En el 96% de las interrupciones se practicaron acogiéndose al supuesto de grave peligro para la salud física o psíquica de la embarazada, un 3'4% al de riesgo fetal y en un 0'3% a ambos supuestos. Fue notificada una violación en ese periodo. El 99'4% de las intervenciones se llevaron a cabo en centros privados y el resto en centros públicos hospitalarios.

El mayor número de notificaciones correspondió a mujeres de entre 20 y 24 años (26'2%), seguido del grupo de 25 a 29 años (23'6%). Las interrupciones en menores de 20 años fueron casi el 12'3%, y en mayores de 40 el 5'6%.

Por su estado civil, el 59'5% de las mujeres eran solteras y el 32% casadas. El 73 8 tenía estudios de segundo grado, el 13'7% estudios superiores y menos del 2% declararon ser analfabetas o carecer de estudios. La situación laboral más frecuente era la de asalariada 63'2%, el 15% estaban en ese momento en paro, un 9'2% eran estudiantes y el 9% se dedicaban a labores domésticas.

De las mujeres que se sometieron en Aragón a la interrupción voluntaria del embarazo en 2005, el 51% no tenía hijos; el 25% tenía uno y el 18% dos. El 6% tenía tres o más hijos. El 70'4% de las mujeres que interrumpieron su embarazo se sometían por primera vez a un aborto voluntario, el 18 5% ya había recurrido a esta práctica en una ocasión y el 11% a dos o más.

Desde el Departamento de Salud y Consumo se insiste en que la utilización del preservativo es el método más adecuado para evitar embarazos no deseados y prevenir las enfermedades de transmisión sexual. En los últimos años la Dirección General de Salud Pública viene impulsado iniciativas relacionadas con la salud sexual, otorgando siempre especial atención a la población más joven, con programas de educación sexual y de atención a la mujer.

Si bien estas medidas son efectivas, siguen produciéndose embarazos no deseados que, en el caso de adolescentes, pueden terminar en la interrupción voluntaria del embarazo. En 2005 se registraron 314 abortos en mujeres de edades comprendidas entre los 15 y 19 años. En Aragón, el inicio de las relaciones sexuales con menos de 14 años de edad es excepcional (2,04%). La gran mayoría de los jóvenes (55'8%) inician relaciones sexuales entre los 16 y 20 años.

Como conclusión, los técnicos de Salud Pública consideran que para evitar los embarazos no deseados las acciones deben pivotar sobre dos ejes: la información y el acceso a los métodos anticonceptivos. Por ello, además de los programas de educación para la salud que se llevan a cabo en el ámbito escolar, destacan otras dos iniciativas: los programas 3 x 1  y el de anticoncepción de emergencia.

PROGRAMA 3 x 1 

El programa, que se inició en 2005, tiene por finalidad sensibilizar y mejorar la accesibilidad al preservativo en población joven, con la puesta a su disposición de una caja con tres preservativos al precio de un euro. Entre enero de 2005 y mayo de 2006 se vendieron en esa presentación 21.645 preservativos. En esta iniciativa colaboran los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Aragón, puesto que la venta de las cajas se efectúa en las oficinas de farmacia disponen de un elemento identificador que indica su adhesión a este programa.

Transcurrido ya más de un año desde la puesta en marcha de esta experiencia se pueden extraer algunas conclusiones. Los jóvenes de 15 a 25 años son el público que más solicita este producto. De hecho, la campaña está dirigida a este segmento de población. También destaca que los chicos siguen siendo quienes más solicitan este producto. En el medio rural la venta de preservativos ha sido un 50% menor con respecto a los preservativos distribuidos en el medio urbano.

En Aragón, solamente el 57,8% de las personas de ambos sexos entre 18 y 49 años, manifestaban haber utilizado preservativo en su primera relación sexual. Este porcentaje era del 51,8% para su última relación sexual. Algo más del 46% de esa población aragonesa tendría tres o más parejas sexuales a lo largo de su vida, y cerca de un 30% de los varones en esas edades, han hecho uso de la prostitución a lo largo de su vida (uno de cada diez lo habría hecho en el último año). El 24,7% de los varones y el 5,3% de las mujeres manifiestan haber tenido parejas ocasionales en el último año, y en estas relaciones, el 66% dicen utilizar siempre preservativo. Y resulta especialmente significativo que, el 96,9% de los aragoneses de ambos sexos entre 18 y 49 años consideren que el preservativo es un método eficaz en la prevención de la infección por el VIH/SIDA. Junto a ello, la mitad de esa población está de acuerdo en que el preservativo permite disfrutar más por la seguridad que da su uso, y algo más del 85% (el 90,3% de los varones y el 80,8% de las mujeres) lo consideran un método seguro.

PROGRAMA DE ANTICONCEPCIÓN DE EMERGENCIA

La anticoncepción de emergencia con levonorgestrel fue autorizada por el Ministerio de Sanidad y Consumo en 2001. El Departamento de Salud y Consumo decidió el pasado año facilitar el acceso a la píldora postcoital de forma gratuita a todas las mujeres que lo soliciten como beneficiarias de las prestaciones del Sistema de Salud de Aragón, con el fin de reducir el número de abortos, establecer un control adecuado de su dispensación, fomentar la utilización del preservativo y evitar desigualdades en el acceso al sistema.

Desde que el pasado mes de octubre, en que se implantóa el programa de anticoncepción de emergencia con levonogestrel, los centros asistenciales del sistema público de salud aragonés han administrado 3.041 tratamientos con píldoras postcoitales. De ellos, 907 a mujeres residentes en la provincia de Huesca, 331 de Teruel y 1.803 de Zaragoza

La administración de la píldora postcoital está indicada en los casos de relaciones sexuales sin protección, fallo del método anticonceptivo (rotura del preservativo, olvido de las píldoras anticonceptivas&) o violación. La píldora postcoital está compuesta por una una hormona (levonogestrel) y su acción no es abortiva ya que no afecta al embrión una vez implantado. Previene el 85% de los embarazos no deseados. Su eficacia va disminuyendo cuanto más tiempo pasa desde el coito hasta la administración del medicamento, por ello debe administrase en las primeras 72 horas y preferiblemente en las 12 primeras.

Este fármaco es un medicamento seguro, no tiene efectos secundarios ni está contraindicada, salvo en procesos de hipersensibilidad al medicamento o en cuando se sufren alteraciones hepáticas graves. La píldora se administra en los centros de salud, servicios de urgencias de Atención Primaria y Especializada y centros de orientación familiar, pudiendo solicitarla todas las mujeres que tengan alguna de las indicaciones antes citadas. Su administración es gratuita y se acompaña de un preservativo y de un folleto de información.

La píldora postcoital no es un método anticonceptivo habitual. La OMS considera el levonorgestrel un medicamento esencial para la prevención de embarazos no deseados. Sin embargo, el mejor método anticonceptivo en los jóvenes es el preservativo, pues previene embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual.

Comentarios