El Departamento de Medio Ambiente acomete mejoras en las balsas de desecación de purines de Capella

El Departamento de Medio Ambiente va a acometer la mejora de las balsas de desecación de purines de Capella. La inversión asciende a 130.000 euros, según ha anunciado el director general de Calidad Ambiental, Roque Vicente.

 

El sector porcino en Capella tiene una gran importancia socioeconómica, ya que cuenta con 9.000 plazas de hembras reproductoras y 20.000 plazas de cebo. Anualmente, estas explotaciones generan un volumen de 90.000 metros cúbicos de purín que se utilizan como fertilizante agrícola, y en invierno se depositan en las balsas de desecación.

 

Las balsas de desecación se construyeron en 1994. A principios de 2006, el director general de Calidad Ambiental, Roque Vicente, visitó la zona a instancias de una solicitud del Ayuntamiento de Capella, para la asistencia en los trabajos destinados a evitar filtraciones de purín.

 

La mejora, que se va a acometer a través de la empresa pública SODEMASA, pasa por la instalación de un depósito de 500 metros cúbicos de hormigón que servirá como contenedor de recepción para alimentar a un separador de sólidos, de modo que todo el purín que entre en las instalaciones pasará por esta fase de separación.

 

 

REDUCCIÓN DE EMISIONES

 

La separación de sólidos permitirá reducir las emisiones de metano y otros gases de efecto invernadero como consecuencia de disminuir la fuente de carbono total presente en el purín y extraer aproximadamente el 20 por ciento del nitrógeno total que se encuentra en la fracción sólida como nitrógeno orgánico, reduciendo de este modo las emisiones a la atmósfera.

 

Además, se reducirá la necesidad de limpiar el fondo de las otras dos balsas, que actualmente se realiza cada tres años y disminuirá la necesidad de volumen de almacenamiento total de las instalaciones (aproximadamente un 15%).

En el depósito se obtendrá una fracción sólida que posteriormente será recogida y utilizada por los ganaderos como abono orgánico y una fracción líquida que podrá almacenarse en las balsas anexas que no presentan problemas de filtraciones.

 

Esta actuación se contempla como una primera fase que en el futuro podrá completarse con la instalación de la infraestructura necesaria para llevar a cabo un proceso de eliminación de nitrógeno por tratamiento de depuración biológica.

 

Con esta actuación, se avanza en el cumplimiento de los objetivos del Plan de Gestión Integral de los Residuos de Aragón (GIRA) así como en la reducción de las emisiones atmosféricas de nitrógeno.

Comentarios