Pablo Domínguez y Mateu Castellá, savia joven para el Forcusa Huesca

El equipo oscense ha apostado este año por una mezcla de experiencia y juventud en su plantilla que permite que jugadores como Pablo Domínguez y Mateu Castellá tengan la oportunidad de seguir creciendo como deportistas, además en un club con aspiraciones como es este año el Forcusa Huesca. Ambos señalaban en su presentación que vienen ilusionados y con muchas ganas de hacer algo grande con este equipo.

Pablo Domínguez viene de El Cisne de Pontevedra de la Primera Nacional gallega. Se trata de un extremo zurdo de 24 años y que indicaba que le animó a venir a Huesca por el interés del club, “siendo Huesca un equipo de División de Honor B no me lo pensé dos veces”.

Sobre la próxima temporada indicaba que “es un equipo que quiere estar arriba con un entrenador muy serio, trabajando mucho y sobre todo dar un paso importante en mi carrera deportiva”. Para el gallego, “la temporada pondrá a cada uno en su sitio y es un equipo serio y sabiendo lo que se quiere e ilusionante”,

Por su parte, Mateu Castellá apuntaba en la presentación” me ha tirado mucho el equipo, la ciudad y que lo tengo cerca de casa y espero poder hacer algo importante. Veo un proyecto muy bueno y sobre todo la mezcla de veteranía y juventud que vale mucho”. Al igual que su compañero espera contar con la confianza del técnico y señalaba que “es un proyecto ilusionante y esperamos estar en la parte alta de la clasificación”. Castellá tiene 25 años y juega de lateral izquierdo.

La plantilla ha vuelto a los entrenamientos tras el descanso del fin de semana y todavía está pendiente de la llegada de un lateral derecho para cerrar el equipo y de los trámites de Khaukha. Este martes día 8 puede ser un día clave puesto que tiene que ir al consulado de su país para conseguir el visado de salida. Por otro lado el primer partido de pretemporada ya está concretado para el día 16 de agosto en Tauste ante el Cai BM Aragón.

Comentarios