Gran éxito, un año más, en el canto de las Completas

Las Completas volvieron a sonar en la víspera de San Lorenzo.Se trata de un acto litúrgico, tradicional dentro de lo que son las celebraciones religiosas de las fiestas de Huesca. A las 9 de la noche la basílica de San Lorenzo se encontraba absolutamente repleta de público deseoso de disfrutar de este canto-oración. Era muy destacable la numerosa presencia de jóvenes sentados, incluso en el suelo.

La Coral oscense, el coro Ars Nova y el coro Ars Musicae del conservatorio, fueron los responsables, un año más, de interpretar las solemnes completas, poniendo la voz, mientras que la música corría a cargo de la Orquesta de Cámara de Huesca y dirigidos conjuntamente por Antonio Viñuales y Conrado Betrán. El obispo de Huesca, Jesús Sanz, fue el encargado de ir rezando las distintas oraciones que daban paso a los cantos.

El propio Antonio Viñuales se mostraba satisfecho del resultado de este acto, resaltando la magnífica música que se había interpretado, junto con las voces que sonaron en San Lorenzo, y destacaba que cada año son más los oscenses que abarrotan la basílica.

Las Completas volverán a repetirse el próximo 16 de agosto, en la octava del santo, pero en esa ocasión serán las Completas Gregorianas.

Se trata de un acto litúrgico, en el que se unen solemnidad, oración y polifonía coral, una oración con la que se cierra el ciclo diario de las horas. Las Completas se cantan en Huesca, en la Basílica de San Lorenzo, desde hace más de 50 años. Contrariamente a lo que se pueda pensar, no fueron escritas ni para Huesca ni para San Lorenzo. Se trata del texto común de completas, solemnizado en esta ocasión por Pablo Hernández.

Las Completas constan de tres oraciones: Cum invocarem, Cui habitat, Te lucis, y el Cántico de Simeón, entre las que se intercalan cantos gregorianos. El acto finaliza con el canto de la Salve, normalmente la de Hilarión Eslava. Como colofón llega el momento más esperado, cuando se canta el Himno a San Lorenzo, compuesto por José Mª Lacasa con letra de Eduardo Banzo. Fue la de ayer, en una basílica totalmente abarrotada, una actuación magistral.

Comentarios