Bocadillos y melón para celebrar la fiesta del Comercio

El mejor aliciente de cualquier fiesta es el reparto de alimentos. Si es el 11 de agosto, en la fiesta del comercio, y lo que se reparte son crujientes bocadillos de jamón serrano y dulces rajas de melón, el éxito está asegurado. Y eso es lo que ocurría en esta mañana, tras la actuación de los danzantes y los homenajes.

Desde hacía varias horas, todo estaba ya preparado gracias a un buen número de voluntarios, de miembros de la Asociación de Empresarios de Comercio y las mairalesas. Y en el momento en que comenzaba el reparto, ya se habían formado largas colas para recoger el también tradicional almuerzo. El trabajo para preparar toda esta comida era intenso, y son necesarias muchas manos de comerciantes y amigos voluntarios. Un rato después de haber comenzado el reparto, toda la comida había sido agotada. Más de 3.500 bocadillos y otras tantas raciones de melón, en total 2.000 melones.

Las encargadas de servir toda esa comida a los miles de oscenses que hacían cola eran las mairalesas de Huesca, mayores y pequeñas, que llevan unos días francamente ajetreados, aunque se lo pasan de maravilla.

Y el público, todo hay que decirlo, contento y agradecido del buen almuerzo del que podían disfrutar, además del acto con los bailes de los danzantes. Los responsables aseguraban que este año, a pesar de ser viernes, había más gente que otros años. Lo que sí es cierto es que la cola para recoger el almuerzo era espectacular.

La espera se amenizaba largo rato con la actuación de la Banda Musicale Comunale "R. Pomilii" de Castelnuevo di Porto, en Italia. Así pues, largas colas para disfrutar de una mañana tradicional, en la que el comercio ha celebrado su gran día, y en la que oscenses y visitantes, una vez más, han respondido, disfrutando de los danzantes y comiendo buenos productos típicos de la tierra.

Comentarios