Ansó acoge una exposición que muestra el legado fotográfico de Foradada

El Archivo de Fotografía e Imagen del Alto Aragón continúa con la labor de recuperación, conservación y difusión de la memoria de la provincia a través de la imagen y sus autores. En esta ocasión el área de Cultura de la Diputación de Huesca muestra en dos exposiciones parte de los últimos fondos y copias adquiridas, que corresponden a Lorenzo Almarza y al catalán Alfonso Foradada. El vicepresidente de la Comisión de Cultura, Luis Gutiérrez, ha inaugurado la primera de estas muestras en Ansó.

Ambas muestras recuperan la mirada de quienes hicieron del Pirineo aragonés un lugar de descubrimiento y fascinación. En 2006 la Diputación de Huesca quiere acercar a los territorios donde desarrollaron gran parte de su labor gráfica estos autores la realidad de los años veinte y cuarenta, ilustrando en imágenes los paisajes y el modo de vida de la sociedad pirenaica en aquella época. La Ermita de Santa Bárbara en Ansó y la Casa de Cultura de Benasque acogerán las exposiciones fotográficas.

Estos dos autores, Alfonso Foradada y Lorenzo Almarza, registraron a través del objetivo de su cámara distintos fragmentos de la vida en los Valles de Ansó, Gistáin y Benasque. El área de Cultura de la Diputación pretende recrear lo que fueron estos lugares casi un siglo atrás, abriendo un espacio para documentar la historia del Pirineo. La Diputación Provincial es pionera en Aragón en las tareas de conservación y difusión del patrimonio fotográfico, desde que en 1989 con la adquisición del fondo Compairé surgiera la Fototeca Provincial, que recientemente se ha convertido en el Archivo de Fotografía e Imagen del Alto Aragón (AFIAA).

“Alfonso Foradada. El valle de Ansó en los años cuarenta” refleja el paisaje y las creencias del valle y recuerda las labores, costumbres y personajes durante aquel período. La exposición está organizada por la Diputación de Huesca, a través del Archivo de Fotografía e Imagen del Alto Aragón, y en ella han colaborado los hijos de Foradada, la Asociación Cultural “A Gorgocha”, el Ayuntamiento de Ansó y la Caja de Ahorros de la Inmaculada.

En esta exposición, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 27 de agosto, se recoge una muestra de los medios de vida tradicionales del valle, algunos de ellos prácticamente desparecidos: los trabajos agrícolas, el aprovechamiento de la madera y la ganadería. Uno de los apartados más extensos es el dedicado a la cultura pastoril, con escenas que recogen la vida de los pastores, su indumentaria o la organización del trabajo; también hay una amplia sección dedicada al retrato, del que Foradada es un auténtico maestro.

Durante la Guerra Civil, Alfonso Foradada (1909-1980) conoció a varios ansotanos que, como él, combatían en el frente y al terminar la contienda le invitaron a descubrir su pueblo y los valles pirenaicos del Alto Aragón más occidental, en un momento en el que en esta zona se podían ver algunos de los elementos más característicos de la cultura tradicional. Por todo ello su obra se ha convertido en referente para el estudio de la cultura y los modos de vida de esta zona del Alto Aragón, sobre todo, durante los años cuarenta.

La base de su fotografía participa tanto de todo lo que el propio Foradada encontró a su alrededor al llegar en 1943 a Ansó como de una cuidada técnica, que profundiza en los efectos de luz y busca el equilibrio en formas y composiciones. Su producción fotográfica sobre la provincia está compuesta por 700 negativos, la mayoría en tamaño 6x6. El carácter etnográfico de su trabajo entronca perfectamente con la primera orientación de la Fototeca Provincial.

Aunque en la obra de Foradada se dan cita todos los aspectos de la sociedad ansotana, la colección “Alfonso Foradada. El valle de Ansó en los años cuarenta” presta especial atención a la cultura tradicional. La arquitectura, la ocupación del suelo, los trajes tradicionales y las actividades económicas son algunos de los argumentos principales de esta muestra instalada en la Ermita de Santa Bárbara de Ansó. En estos valles pirenaicos captó algunas escenas genuinas de pastoreo y ganado. La transición de los elementos tradicionales a la modernidad tampoco es ajena al objetivo de este catalán.

Sus imágenes han ilustrado estudios, revistas y libros especializados en los Pirineos. Aunque su figura y trayectoria fueron reconocidas socialmente más adelante cuando el periódico La Vanguardia publicó en portada una de sus fotografías que ganó el VI Concurso Nacional Libre de Fotografía. Esta instantánea muestra a un grupo de ansotanas y ansotanos vestidos con traje de faena o fiesta con las montañas del Alto Pirineo como telón de fondo. Una publicación con más de 80 fotografías de Alfonso Foradada sirve de complemento a la exposición y al objetivo de contribuir a la difusión del patrimonio visual del Alto Aragón.

Comentarios