Cartas al director : Discurso del Día de la Provincia

Antonio Cosculluela , Presidente de la Diputación Provincial de Huesca

Las Fiestas de San Lorenzo son, un año más, una magnífica oportunidad para reunirnos y agasajar a todos cuantos trabajan desde los municipios, por mejorar las condiciones de vida de sus conciudadanos.

Por eso, muy especialmente, me gustaría dirigirme a los alcaldes y alcaldesas, y representantes municipales, que asistís a este acto, en representación de todos los Ayuntamientos de nuestra provincia.

La administración local, la más cercana al ciudadano, la sometida a mayor control y exigencia, es también un exponente de los valores democráticos y, como tal, está sujeta al criterio de los ciudadanos.

Estos Sanlorenzos, que hoy celebramos en Huesca -y que se festejan también en numerosas poblaciones de la provincia- son los que anteceden a un proceso electoral que decidirá el futuro de los municipios, por un período de cuatro años.

Y este hecho, siempre importante, será en esta ocasión todavía más importante: habitamos en un territorio con interesantes expectativas de futuro, y entramos en un período en el que los acontecimientos exigirán firmeza en la toma de decisiones y diligencia en la gestión.

Entre todos, a lo largo de esta legislatura, hemos ido solventado cuestiones decisivas para despejar nuestro futuro; esta Diputación ha actuado como aglutinadora de las inquietudes del territorio y, en su debate, también se han implicado los Ayuntamientos.

Me refiero a temas como los recursos naturales o las comunicaciones, materias en la que esta provincia está experimentado un cambio notable.

La Alta Velocidad ha llegado a Huesca, las instalaciones del Aeropuerto están casi finalizadas, y las obras de la Autovía Pamplona-Huesca-Lleida están en marcha en buena parte del trayecto.

Desde la actual N-240, podemos divisar parte de las actuaciones que se están llevando a cabo y que, además, nos recuerdan esos carteles de “Disculpen las molestias” que –si bien, no aligeran el tráfico- hacen que el lento tránsito tras los camiones, sea un poco más dulce.

Desde aquí, Sr. Secretario de Estado, querríamos animarle a continuar con el ritmo que ha llevado ese Ministerio durante los dos últimos años.

Hablamos de asuntos de extrema importancia -recursos naturales y comunicaciones- que inciden directamente en el desarrollo y la promoción socioeconómica, ámbitos de singular relevancia para el futuro de cualquier territorio.

Sin ellos, el turismo –nuestro motor económico- no acabaría de despegar. Tampoco podría hacerlo el sector primario, y también sería inviable avanzar en la diversificación económica, y acometer -con una mínima garantía- apuestas como las que estamos haciendo en el campo de la industria, a través del impulso a las plataformas logísticas y los polígonos.

Por otra parte, conscientes de que todo ello son cuestiones que es preciso compatibilizar, durante esta legislatura se ha trabajado para crear instrumentos de planificación, que nos permitan avanzar con seguridad y coherencia hacia el futuro.

Esto es lo que se pretende cuando se impulsa decididamente el proceso de implantación de las Agendas 21 Locales en nuestra provincia -en colaboración con Municipios y Comarcas-, y que se ha visto reforzado por la reciente puesta en marcha de la RETE 21, nuestra red de trabajo.

En la misma línea, pero atendiendo al conjunto de la provincia, debe comprenderse el Plan de Desarrollo Integral, que se está elaborando al amparo del convenio firmado entre esta Diputación y la Cámara de Comercio.

Convenio nacido, por otra parte, como una iniciativa del Foro Expo, constituido por las administraciones y los principales agentes sociales y económicos de nuestra provincia, con el fin de aprovechar los efectos de la Exposición Internacional de Zaragoza en 2008.

A ese mismo objetivo, obedecerá la puesta en marcha del Observatorio Turístico, la próxima apertura de una Oficina de Información sobre la Expo y el plan de actuaciones que será consensuado con el Gobierno de Aragón.

Por último, puesto que hemos entrado en el terreno de la promoción turística, querría aprovechar para hacer referencia a las campañas de difusión que se han llevado a cabo con notable éxito.

Y, también, al impulso de la oferta cultural y turística del Altoaragón a través de la celebración de festivales en distintos puntos de la provincia, unos de reconocido prestigio como Pirineos Sur y, otros, novedosos como En la Línea.

Junto a todo ello, además, quiero poner en realce los instrumentos tecnológicos que hemos puesto en marcha para difundir todas nuestras potencialidades.

Me refiero al portal huescalamagia.es, dedicado a la promoción turística, en general, de nuestra provincia; a huexpo, espacio que proporciona información sobre todos los museos y centros expositivos altoaragoneses; y, el recientemente presentado, gpshuescalamagia, desde el que se proponen rutas turísticas guiadas.

Pero, además, en este terreno de puesta en valor de nuestros recursos naturales y patrimoniales, también se han involucrado los representantes locales a través de los Centros de Desarrollo Rural con los que cuentan -por primera vez, y de forma inédita en España- todas las comarcas aragonesas, incluidas, por supuesto, las oscenses.

El convenio firmado entre esta Diputación y los CEDER de esta provincia, ha supuesto la recuperación de un importante número de elementos patrimoniales, arquitectónicos, culturales y naturales, dispersos por toda la geografía altoaragonesa, que vendrán –en último término- a complementar la oferta turística.

También los Ayuntamientos se han implicado seriamente en materia de desarrollo, tanto a través de la planificación a la que antes me he referido, como mediante la dotación de infraestructuras para el territorio.

Desde este punto de vista, debe destacarse el continuado esfuerzo de las administraciones locales para crear escenarios en los que la vida sea posible, en condiciones dignas.

A ese objetivo se han dirigido durante esta etapa los planes de obras y programas que – anualmente, y desde distintos servicios- se destinan a accesos, abastecimientos, pavimentaciones, electrificaciones, entornos urbanos, centros sociales, instalaciones deportivas u obras para facilitar la mejora y extensión de señal de televisión, telefonía o internet.

Respecto a esto último –por ser lo más novedoso- recordaré la red de telecentros, que se ha puesto en marcha en los municipios de la provincia, dentro del programa Internet Rural.

Tampoco quiero olvidar el esfuerzo hecho para posibilitar la generación de economías en el medio rural a través del impulso a nuevos cultivos o de los programas destinados a la inserción laboral de los colectivos socialmente –por una u otro causa- más débiles.

Porque está Institución, y también los Ayuntamientos, debemos implicarnos –por solidaridad y por justicia social- en colaborar con asociaciones y colectivos, para que el principio de igualdad de oportunidades sea efectivo para todos los ciudadanos.

También, durante esta etapa, es preciso resaltar la transferencia a esta Diputación de la conservación de la práctica totalidad de la red local de carreteras y la firma de los convenios con el Gobierno de Aragón y la CHE para su conservación.

El alivio, que para las arcas locales, supondrán estos convenios, es un hecho reseñable, porque la autonomía municipal -la capacidad de toma de decisiones y de gestión- está estrechamente vinculada a los recursos económicos de los que disponen los ayuntamientos.

De ello depende toda la acción local, desde el funcionamiento de la propia corporación a la ejecución de infraestructuras, o el desarrollo de cualquier actividad cultural o social.

El esfuerzo que –con carácter innovador y pionero- se ha hecho en esta etapa, para actualizar los mecanismos de consulta y de información sobre las novedades normativas que afectan al mundo local, y que acerquen la administración al ciudadano, ha sido definitivo para facilitar la labor de los pequeños ayuntamientos, sin generarles costes inasumibles.

Estoy hablando del portal de la Diputación que todos conocéis, dphuesca.es, y al que los municipios van incorporando su propia página.

Como persona que se ha forjado en la administración local, como alcalde, conozco bien lo satisfactorio que es trabajar para tu ciudad o tu pueblo, pero también conozco las dificultades que se tienen, a veces, para llevar adelante ese trabajo. Más, si hablamos de pequeños ayuntamientos.

Parte de esas dificultades son económicas, y a ellas ya me he referido, pero otras son de relación y ahí es donde la Diputación -como administración local, colaboradora y cohesionadora- debe ejercer un papel de enlace.

En ese sentido, la fluidez en las relaciones –tanto con el Gobierno de Aragón, como con la Administración del Estado- ha sido la nota distintiva de esta legislatura.

Sr. Presidente, a la vista están los positivos resultados que esta coordinación ha supuesto para todos, llámense Programas de Desarrollo Rural -que alcanzan, por primera vez, a todo el territorio de la provincia-, o definición de competencias para la conservación de la red local de carreteras, entre otros.

Así mismo, también querría pedirle que siga trabajando en esta línea de aprovechamiento de los recursos naturales de los que dispone nuestro territorio, de forma que posibilitemos el asentamiento de población y sea posible avanzar hacia un mayor equilibrio territorial y demográfico, dentro de un modelo de desarrollo sostenible.

Señoras y señores -desde esta provincia que está sentando sólidas bases, para encarar el futuro con ilusión y optimismo- en este día festivos, les invito a sumarnos al bullicio blanco y verde, a la alegría que recorre las calles de Huesca, en honor de este San Lorenzo y cuantos hoy son festejados en esta magnífica provincia.

A todos, muchas gracias por vuestra atención y por vuestra presencia. Gracias.

Comentarios