Monzón evalúa los cuantiosos daños del granizo y la riada del Sosa

El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, acompañado del alcalde Monzón, Fernando Heras, visitaba este miércoles la zona que sufrió la riada del río Sosa y que afectó fundamentalmente a la zona de Baltasar Gracián y Cortes de Aragón, coincidiendo ambos en que las obras de encauzamiento del Sosa evitaron una mayor catástrofe. El presidente aragonés señalaba que se apoyará en la misma medida en la que se está haciendo en otras zonas donde ha caído pedrisco o han sufrido riadas.

Una vez que se ha confirmado que Monzón no puede declararse zona catastrófica desde el Ayuntamiento de Monzón se está trabajando, a través de sus servicios jurídicos, en las opciones que se pueden dar para crear líneas de ayudas. Así, en un primer estadio se pide que se haga una evaluación de los daños y se intente que el seguro lo cubra. Si no es así se va a abrir una ventanilla única para atender a los ciudadanos afectados, según explicaba el alcalde de la ciudad, Fernando Heras.

Los daños en las instalaciones públicas también han sido numerosos, afectando al Espacio Joven en el techo del escenario, la maquinaria de la piscina climatizada y de la piscina de verano, más cien farolas, más de 250 árboles, cincuenta papeleras, la zona de juegos de Baltasar Gracián, por citar algunos de los daños, que serán cubiertos por el seguro.

El alcalde de Monzón quería destacar el trabajo realizado desde que un acequiero de Almunia de Sanjuán avisó al 112 de la avenida de agua procedente de Peralta de la Sal. Ello posibilitó que la Policía Local pudiera desalojar algunas torres y viviendas aisladas, cortar el tráfico en la zona de los puentes y avisar a la población. En este capítulo tenía palabras de agradecimiento para los bomberos que no descansaron achicando agua, la brigada de Servicios, y Guardia Civil que rastreaba el cauce en busca de posibles cadáveres con resultado negativo.

Lo que se ha podido confirmar es que sobre las cinco y media de la tarde del martes cayeron de 60 a 70 litros por metro cuadrado. El granizo fue el causante de innumerables daños sobre todo en techos de uralita y en coches, destrozando numerosas lunas. La riada también se llevó cinco coches y causó numerosas inundaciones. En estos momentos la ciudad trabaja para devolver cuanto antes su aspecto anterior a la tormenta.

El alcalde de Monzón, una vez relatado la manera de actuar en esta catástrofe, se mostraba satisfecho de cómo se había reaccionado desde la administración Local, volviendo a reiterar que se va a atender a todos los ciudadanos que, una vez más, han dado un ejemplo de solidaridad y desinterés en una situación crítica como la vivida en la tarde-noche del martes. En la visita a la zona participaba también el vicepresidente de la Comarca del Cinca Medio, José Ángel Solans.

Comentarios