Danzas orientales y encantadores de serpientes abren el Mercado Medieval de Jaca

La música medieval del Jabaremus, la sensualidad de las bailarinas orientales de Rachida Aharrat y la expectación del encantador de serpientes “El Indio” eran los espectáculos que abrían el Mercado Medieval de las Tres Culturas que hasta este jueves acoge el Casco Antiguo de Jaca. La propuesta, integrada en el Festival Internacional en el Camino de Santiago, organizada por la empresa Acción Calle, en colaboración del Ayuntamiento de Jaca y la Diputación Provincial de Huesca, reunía un centenar de puestos, tanto de artesanos gastronómicos como de antiguos oficios, en función de las culturas representadas.

Siguiendo el esquema de anteriores ediciones, los artesanos cristianos se agrupaban en las plazas San Pedro y Catedral, y calles adyacentes; los mercaderes judíos, en torno a la plaza del Marqués de La Cadena, y los árabes en la plaza Ripa y en la calle Dean. La Jaima con infusiones y té, un puesto de telas orientales, pastelería árabe y productos de belleza naturales y a base de aloe vera, son algunas de las propuestas que se podían encontrar en la calle Dean.

Tal y como sucedía en los mercados medievales, los puestos se agrupan por gremios. Y en este sentido cabe destacar la gran oferta gastronómica que este año se ha aglutinado en la calle Santa Orosia y en las plazas San Pedro y Ripa. Embutidos, dulces, crepes, salazones, “bollos preñados”, frutos secos, chocolates, galletas, rosquillas y una gran variedad de “tabernas” confluyen en este emplazamiento. Las plantas medicinales, habituales en el Mercado Medieval de Jaca, se encuentran en la zona judía, donde también hay otras propuestas gastronómicas.

Los más pequeños, como ya sucediera el año pasado, continúan apostando por los paseos en dromedario y en burro. Los primeros se encontraban a la entrada de la calle Dean, junto a la Catedral de Jaca. Los segundos, en el Barrio judío. Pero además, dos tiovivos medievales, reconstruidos según los modelos originales, hacían las delicias del público infantil, extasiado ante tantos colores, sabores y sonidos.

Además de los puestos, diversos talleres demostrativos: telares y tintes vegetales, cantería, talla de madera, escribanos, imprentas y múltiples artesanos de joyería y bisutería trabajaban en sus puestos, enseñando las técnicas de elaboración de sus respectivos productos. El horario de apertura del Mercado será de 10:30 a 14:30 y de 17:00 a 21:30 horas, ofreciendo la posibilidad de ver, como sucedía hoy, a magos, malabaristas, bailarinas, cuentacuentos y todo tipo de personajes sorprendentes, habituales a los mercados de la Edad Media.

Comentarios