Monzón despide al fundador de la Rondalla

Lauro Orea Sánz, fundador de la rondalla “Nuestra Señora de la Alegría” de Monzón de 82 años ha recibido el último adiós este jueves en la Catedral de Santa María del Romeral. Con él se va el promotor del Grupo Folklórico, por ello entre los asistentes al sepelio había muchos integrantes del mismo, que al final del oficio religioso le han cantado dos jotas en las escaleras de la iglesia.

El presidente de la Agrupación Folklórica, José Manuel Meler ha destacado su pasión por el folklore y el trabajo que desarrolló toda su vida por el grupo del que era presidente honorífico.

Lauro Orea se convirtió en un embajador de Monzón allá donde el Grupo tocaba, y como recuerda Meler, en Lanzarote dónde actuaron el pasado fin de semana aún se acordaban que lo apodaban "el de las magdalenas” ya que dónde iba llevaba este producto monzonero que era regado, habitualmente, con el vino que llevaban los grupos riojanos.

A pesar de dejar el Grupo en el 92, Lauro Orea seguía las actuaciones y en cuanto veía un posible miembro se lanzaba a por él para que se incorporara al mismo.

Natural de Otilla (Guadalajara), donde nació el 18 de agosto de 1924, Lauro Orea se trasladó a Monzón a principios de los años cincuenta al albor del progreso industrial de la zona.

Allí, en la capital del Cinca Medio, desarrolló toda su carrera profesional y dedicó su vida a la protección y difusión del folclore y la música altoaragonesa.

Así, en1951, formó junto a un grupo de amigos la Rondalla “Nuestra Señora de la Alegría de Monzón” en la que él tocaba la bandurria y la guitarra.

Entre los numerosos reconocimientos recibidos a lo largo de su vida por su dedicación a la música tradicional, destaca el homenaje que le rindió el Ayuntamiento de Monzón en 1975, “por su continua labor en defensa del folclore aragonés en Monzón al frente de la rondalla y de la escuela municipal de jota”. Más recientemente, en 1993, los miembros de la rondalla “Nuestra Señora de la Alegría de Monzón” le nombraban Presidente de Honor de la misma “en reconocimiento a la labor y entrega a este grupo y al folclore en general”. Igualmente, la Cofradía de Caballeros y Damas del Castillo de Monzón lo nombra Caballero del Castillo en 1994, por su contribución a la defensa de las tradiciones montisonenses. Por último, en 1995, los Amigos del Folclore Altoaragonés lo eligen “Folclorista Altoaragonés” en la edición de aquél año.

Comentarios