Encuentran muerta a la osa Palouma

Palouma, la primera de los cinco osos eslovenos, que han sido soltados este año en el Pirineo francés, fue hallada muerta el pasado viernes, cerca de la localidad de Loudenvielle, en los Altos Pirineos. Su cadáver fue recuperado el sábado, por la gendarmería francesa, y con la ayuda de un helicóptero fue evacuado para que el Equipo de Seguimiento del Oso realice la autopsia del animal, que tenía fracturas en las patas delanteras y traseras.

A falta de conocer los datos de esa autopsia, que se le ha de realizar, todo indicaría que la osa se despeñó, ya que según indicó un portzvoz del Ministerio de Ecología y Desarrollo francés, se encontraba al fondo de una pared rocosa, en una zona muy escarpada y con fracturas en sus extremidades. Fueron unos senderistas quienes la encontraron el viernes por la tarde y lo comunicaron a la gendarmería de Bagnères-de-Luchon. El equipo de seguimiento del oso no tenían noticias de Paloma desde hacía varios días, sin embargo, habían vuelto a establecer contacto por medio del collar emisor que llevaba, y que la ubicaba en el municipio de Loudenvielle.

El alcalde de esta localidad, Michel Pélieu, fue el más claro, a pesar de todas las prevenciones de los responsables del seguimiento del oso, al indicar que lo más probable es que la osa se hubiera despeñado por un terreno, que domina el lago de Caillaouas.

Palouma fue liberada el pasado 25 de abril en la zona de Burgalays. Su suelta estaba prevista en Arbas, pero las manifestaciones de los opositores al plan de reintroducción del oso, provocaron que la actuación cambiase de lugar. En la zona quedan cuatro osos: tres hembras, Franska, Hvala y Sarousse (que fue liberada en la madrugada del pasado martes) y un macho, Balou.

Comentarios