La autopsia determinará si hubo causas humanas en la muerte de la osa Palouma

2004110303 oso.JPG

Antes de realizarle la autopsia, las pruebas demuestran que la osa encontrada muerta el pasado sábado es exactamente Paloma, la hembra que fue introducida el 25 de abril en Burgalays, en Alto Garona. Tras haber sido examinada en el lugar en que se la halló muerta por los especialistas en fauna salvaje, encargados de su seguimiento, su cadáver se trasladó a la Escuela Veterinaria de Toulouse donde se espera que este lunes se le practique la autopsia.

Por el momento, los gendarmes y el Ministerio deEcología creen que el animal murió de forma accidental, al caer desde varias decenas de metros de altura. Esta tesis la confirman las fracturas que presenta en las patas delanteras y traseras. La autopsia, además, permitirá determinar con precisión las causas de la muerte. Debido a la fuerte oposición que se han encontrado los osos por parte de no pocos ganaderos, los veterinarios forenses deberán comprobar que no ha sido víctima de un acto de mala voluntad: que no se cayera, por ejemplo, a causa de un envenenamiento previo. Por otro lado, los miembros de Generación Ecología no excluyen que Paloma fuera acorralada en la zona en la que cayó, por gentes que la perseguían y que la obligaron a refugiarse en ese cortado para escapar. Esta Asociación pide que se constituya una comisión de investigación.

Este domingo, en una cadena de televisión francesa, la Ministra de Ecología, Nelly Olin declaró que no se puede considerar otra causa de la muerte que no sea un accidente. La caída se produjo desde muy alto, en una zona situada a 2.600 metros de altitud. La desaparición de Paloma, la primera osa eslovena de este plan de introducción, conduce a asociaciones como Ferus o País del Oso-Adet, a solicitar su reemplazo. La ministra de Ecología precisó que habría procedido a este reemplazo si la osa hubiera sido abatida por el hombre. Añade que habrá que esperar a la primavera para determinar si hay o no necesidad de proceder a una nueva suelta para asegurar la supervivencia de la especie.

A pocas semanas de que comience la hibernación de los osos, esto podría percibirse como una torpeza, más aún cuando muchos piensan que la muerte de Paloma es la consecuencia de una adaptación difícil de los osos eslovenos al medio pirenaico.

Comentarios