El Pozo Gil en Selgua será visitable en otoño

En estos momentos se están terminando los trabajos de adecentamiento de la zona del Pozo Gil declarado Monumento de Interés Local para que se pueda visitar turisticamente. Según el presidente de la Comarca del Cinca Medio, Arturo Zapata, en septiembre se completará la zona de ajardinamiento.

Desde que en 2004 comenzaran a aflorar las primeras estructuras de unas edificaciones antiguas junto al pozo–fuente entonces restaurado, y se realizara la primera fase de las actuaciones arqueológicas dirigidas por técnicos comarcales, se ha ido realizando el mantenimiento del entorno para mantenerlo libre de malezas y suciedad, se han instalado mesas interpretativas de información y por parte de los responsables de los organismos de riegos se ha despejado la zona de restos de canalizaciones de hormigón en desuso.

En el año 2006, previas las autorizaciones de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón y la firma de un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Monzón, la Comarca del Cinca Medio a través de su Servicio de Patrimonio Cultural viene desarrollando en Pozo Gil una segunda fase de excavaciones y otras actuaciones arqueológicas consistentes en la consolidación y restauración de estructuras (muros y otros paramentos) y adecentamiento del entorno para facilitar su visita sin afectar al monumento. Los trabajos de restauración están contenidos en un proyecto redactado por una restauradora titulada y los de excavación son dirigidos por arqueólogos contratados por la Administración del Consejo Comarcal. Aparte de la colaboración municipal que cubre el coste de parte de los materiales utilizados en los trabajos, se cuenta con la colaboración de la Asociación de Vecinos de Selgua que es la propietaria de los terrenos donde se actúa y del Centro de Estudios de Monzón y Cinca Medio (CEHIMO) que colabora con la participación desinteresada de algunos voluntarios en los trabajos. 

Este interesante yacimiento medieval declarado Monumento de Interés Local, aparte del pozo y fuente propiamente dichos está formado por los restos de un edificio que con toda probabilidad era una antigua ermita de planta rectangular formada por tres tramos probablemente inspirada en los cánones arquitectónicos del Císter con una cronología situada en torno al siglo XIII, un segundo edificio construido sobre el anterior que posiblemente tuvo usos agrícolas en torno a los siglos XVI y XVII, y algunas instalaciones anejas que contaron con basas y columnas.

En cuanto al material arqueológico recuperado éste es variado y tiene dataciones que se remontan a la época de la dominación musulmana de la zona.  Los trabajos que concluirán antes de finalizar el presente año permitirán hacer visitable de forma cómoda y didáctica este lugar, que contará en su entorno con una pequeña zona de descanso e información y quedará de forma adecuada para ser integrado en el futuro Parque Arqueológico de Gil que pretende desarrollarse con la iniciativa comarcal y municipal junto con otro importantísimo yacimiento conocido como Monte Gil allí cercano.  

Comentarios