Piden una comisión para analizar la problemática del Sosa a su paso por Monzón

Ecologistas en Acción se ha dirigido a la Confederación Hidrográfica del Ebro y al Ayuntamiento de Monzón para solicitar la creación de una Comisión (similar a la existente para analizar la problemática en el Bajo Cinca) encargada de estudiar la problemática relacionada con la inundabilidad producida por el río Sosa.

 

En el escrito que ha dirigido a estas  administraciones Ecologistas en Acción considera que, como en otras ciudades en Monzón se ha construido en zonas inundables y hay que ser conscientes de ello, puesto que estas zonas, más tarde o más temprano, pese al encauzamiento y a las defensas se inundarán. Esto es una realidad que no debemos negarnos, pues negar el problema es lo contrario a solucionarlo.

 

La avenida del día 15 de agosto ha pasado muy ajustada por la canalización nueva, que supuestamente debía estar dimensionada para un periodo de retorno de entre 100 y 500 años y que según los estudios disponibles hasta la fecha se calculan de caudales de 516 m3 y 680 m3 respectivamente. Además esta avenida fue de muy corta duración, apenas en 3 ó 4 horas pasó todo el volumen de aguas, lo que hace pensar en unos valores de escorrentía de la cuenca muy elevados, junto con unas precipitaciones muy intensas y falta de zonas de laminación aguas arriba. En los últimos 30 años se han producido avenidas, que en varias ocasiones han llegado hasta la parte alta de la canalización produciendo diversos daños.

           

 Por estos motivos es necesario realizar estudios que permitan tener cálculos más reales sobre la escorrentía de la cuenca, saber los hidrogramas de las riadas que se sucedan y tener datos sobre las precipitaciones. En este sentido sería fundamental disponer de un aforo con una estación del SAIH (Sistema Automático de Información Hidrológica) que permita prever con antelación suficiente las situaciones de avenidas, con objeto de minimizar los daños causados por las mismas.  

Esta riada, conjuntamente con las que se han sucedido a lo largo del siglo XX en el Sosa, ha evidenciado que se deben adoptar medidas si no queremos sufrir daños importantísimos ante una avenida de mayor caudal que el sufrido, entre otras es necesaria la redacción de un mapa de zonas inundables en el entorno del Sosa en Monzón donde no se pueda construir en el futuro.

       

También se deben resaltar una serie de aspectos positivos, que no podemos dejar de nombrar, señalan los ecologistas: Por un lado está la apertura del tercer ojo del puente viejo de Monzón, hecho que sin duda ha propiciado que esta riada no haya producido mayores daños, sobre todo en la zona de la avenida Goya; También es de resaltar el nivel que han alcanzado las aguas en la Jacilla Baja, inundando parte importante de su superficie y recordar que esta superficie en su día estaba calificada como zona urbanizable y que la modificación del último PGOU la calificó como zona verde. Gracias a ello no se han producido mayores daños

Estas consideraciones, y fundamentalmente las relacionadas con la cuenca , las correcciones urbanísticas necesarias y la adopción de medidas de protección civil para minimizar daños y dotarnos de un plan de emergencia derivado de los riesgos de inundación por parte del Sosa nos hacen solicitar, a la Confederación Hidrográfica del Ebro y al Ayuntamiento de Monzón la creación de esta comisión de estudio, en la que deberán colaborar diversos expertos que ayuden a evaluar el riesgo y proponga un plan de actuación para minimizar los efectos de las mismas.

Comentarios