La sequía marcó la temporada de pesca de la trucha en el Alto Aragón

El pasado día 31 de agosto concluyó la temporada oficial de la pesca de la trucha en las aguas aragonesas; queda hasta el quince de septiembre la posibilidad de su pesca en régimen de captura y suelta en los cotos y tramos libres de estas características y en los ibones del Pirineo. Todavía se puede seguir pescando en las aguas declaradas en régimen intensivo y en los cotos deportivos que poseen esta especie. La temporada ha sido nuevamente totalmente atípica debido a la escasez de lluvia y por lo tanto a la sequía que ha sufrido y sufre toda nuestra Comunidad.

Refiriéndonos exclusivamente al Alto Aragón esta temporada se pude catalogar de pasable pese a todos los problemas existentes, mientras el caudal de nuestros ríos lo han permitido. Se ha notado la influencia de la sequía del pasado año y ello ha repercutido negativamente en esta temporada. Algunos de los ríos del Pirineo han mantenido los caudales de otros años hasta principios de agosto, pues en los altos valles han ido cayendo precipitaciones por las tormentas. A partir del la segunda quincena la situación empeoró y en algunos ríos se han producido mortandad de peces.

Punto y aparte para los ríos del pre-pirineo: Isuela, Flumen, Guatizalema, Alcanadre y Vero, la escasez de agua no ha permitido el normal desarrollo de la pesca que prácticamente a partir de principios de junio se tuvo que dejar.

Haciendo un repaso general por cuencas y los tramos libres y cotos que nos encontramos en ellas comentaremos lo siguiente:

El Veral ha estado este año mucho mas flojo que el pasado, el coto en régimen normal ha sido una caricatura en capturas y el de captura y suelta también se ha notado la escasez de trucha. El Subordán ha dado más alegrías en los primeros meses de la temporada hasta que los caudales bajaron en demasía a partir de finales de junio. Buen comportamiento de este río, mientras tuvo agua la parte libre de aguas catalogadas como de alta montaña.

De los cotos sociales de Oza en captura y suelta, Hecho y Embún también de captura y suelta se puede decir que tienen trucha pero de pequeño tamaño. ¿Qué les pasa a los cotos sociales de captura y suelta? ¿Dónde están las truchas de más de veinticinco cm., que tenían hace dos o tres años?. El río Aragón ha mejorado en mucho su rendimiento del año anterior, aunque también se le ha notado la sequía. Los cotos sociales de Villanua (captura y suelta) y Jaca han sido poco visitados por los pescadores, lo que debe de hacer pensar a la Administración sus causas. Los deportivos “Río Aragón” y Canal de Berdún han visto aumentado considerablemente el número de visitantes y han dado buenas capturas, algunas de considerable tamaño, en estos cotos también se ha notado mucho el descenso de caudal del mes de agosto. Los clubes gestores Mayencos de Jaca y Pescadores del Pirineo de Huesca, han realizado un considerable número de repoblaciones de trucha común de la medida lo que ha favorecido la afluencia de pescadores.

El Gállego debido a la regulación de sus caudales por los pantanos de cabecera ha funcionado bien, el coto de Oliván con una ocupación buena, dando buenos resultados al comienzo de la temporada y en los meses de julio y agosto. El coto deportivo de Santa Quiteria, en este río también ha tenido bastante afluencia a pesar de algunos problemas surgidos por la contaminación de sus aguas por vertidos. El cierre del embalse de Arguis antes de lo previsto también lo ha beneficiado. El coto deportivo de Mallos de Riglos ha mejorado en sus prestaciones y se han conseguido buenos ejemplares de trucha común y arco iris. El coto de Sotomolinos ha seguido en su línea de dar satisfacciones a los que han pisado sus orillas.

En la cuenca del río Ara este año ha ido bien a secas el coto de captura y suelta de Bujaruelo; el de Torla tiene mucha trucha pero pequeña; el captura y suelta de Broto ha estado mas flojo que el pasado año; Fiscal también ha bajado en el número de capturas aunque mantiene su calidad mientras que Boltaña es un coto menos concurrido pero que suele dar todos los años algún ejemplar de buen tamaño. En este río y durante el mes de agosto se ha podido observar la contaminación orgánica producida por la no depuración de aguas de las localidades que reciben tanto turismo en verano y han proliferado mucho las algas y la porquería que se deposita en los fondos y en las piedras.

El Cinca ha tenido un poco de todo, regular el coto de alta montaña de Pineta y el de Bielsa ,este de captura y suelta, con los mismos problemas que los comentado para estos cotos en otras cuencas; bien Lafortunada al comienzo de la temporada para bajar bastante cuando el nivel de agua ha ido mermando y Labuerda ha dado bastante juego sobre todo en los meses finales de la temporada.

Los cotos deportivos de El Grado Enate y Monzón; el primero bien manteniendo las repoblaciones periódicas y cumpliendo la función de los que les gusta este tipo de pesca , el segundo recuperando su prestigio que había caído considerablemente estos últimos años, va mejorando poco a poco y se nota que se está trabajando mejor. El río Ésera ha sido tal vez el que mas caudal ha tenido toda la temporada en la parte alta, pues en el valle de Benasque las tormentas han ido dejando agua suficiente para mantener buenos caudales. A lo largo de la temporada por la regulación de caudales por las centrales, muchos tramos del Ésera bajan paupérrimos de agua. Mucha trucha y buena pesca aunque no muy grandes en Senarta. Bien se han comportado los tramos libres de captura y suelta de esta zona, cada vez mas visitados por las satisfacciones que dan a los pescadores de pesca a mosca.

El coto social de la Garganta de Ventadillo ha dado algunas satisfacciones cuando ha bajado con caudal suficiente. El coto social de Campo ha sido poco frecuentado pero en determinados momentos de la temporada da buenos resultados y ejemplares, la pega la tiene con los descensos del río por medio de raftin, piraguas y las variaciones bruscas de su caudal. El coto deportivo de Santaliestra le pasa lo mismo que al de Campo, aunque se han sacado más cantidad de truchas y tiene mucha trucha pequeña. El río Isábena ha estado condicionado, el coto de Serraduy por el desprendimiento de la carretera y ha permanecido cerrado algún tiempo; cuando se ha abierto ha dado algunas buenas truchas y como suele ocurrir en este río en cuanto baja el caudal se deja de pescar. Hay bastante trucha pero pequeña. El Noguera Ribagorzana ha acusado muchísimo este año la falta de agua a pesar de estar tan regulado por los embalses. La pesca en sus cotos deportivos trucheros no ha sido muy abundante excepto en el intensivo de Sopeira.

En los embalses, la pesca desde embarcación muy en boga en esta zona y con mas adeptos cada año se ha visto muy perjudicada por el nivel bajo de las aguas en Escales, Canelles y Santa Ana. El último desembalse de Caselles ha dejado muy tocado al río y al propio embalse y habrá que ver como se recupera para le año próximo.

Aun quedan algunos meses al año y otras modalidades de pesca que comentaremos cuando concluya el 2006, pero todas se están viendo afectadas por la sequía. La pesca de los ciprínidos y depredadores en los embalses en lo que resta del año es muy preocupante por el bajo nivel de los mismos. Quedan tres meses entre el otoño y el comienzo del invierno y la esperanza de que llueva para el bien de todos, si no ocurriera así la temporada 2007 puede ser ¿un desastre?.

Resumiendo: la pesca de la trucha en el Alto Aragón no ha respondido a las expectativas y ha dado menos prestaciones que el pasado año y exclusivamente mientras los caudales se han mantenido en nuestros ríos. Con tal circunstancia la temporada aunque más corta ha sido solamente para andar por casa. A lo largo de la misma se han capturado en algunos ríos y cotos grandes truchas para el disfrute de los afortunados pescadores, sobre todo en el río Aragón y en el coto de Canal de Berdún, durante los primeros meses, sin llegar al peso de las del pasado año.

Aun así, los pescadores siguen esperando otro año más, y van...: la depuración de aguas en cabecera, el control de los caudales mínimos, la regulación de las variaciones bruscas de caudales, el control de las extracciones de áridos, de vertidos, etc.... lo mismo desde hace años… y con la sequía todos estos problemas se agravan más.

Comentarios