Monzón pide formalmente a la CHE ejecutar la segunda fase del encauzamiento del Sosa

El alcalde de Monzón, Fernando Heras, se reúne el lunes en Zaragoza con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, José Luis Alonso, con el objeto de presentarle formalmente la solicitud de ejecución de las obras de la segunda fase del encauzamiento del Sosa. El Ayuntamiento, interesado en agilizar esta actuación tras quedar patente el pasado 15 de agosto la efectividad de los muros en caso de riada, ha iniciado las primeras gestiones para encargar la redacción del proyecto.

La segunda fase consistirá en la construcción de muros entre el puente de la carretera N-240 y el puente de la vía férrea. En la margen derecha quedarán protegidas las calles Baltasar Gracián y Lastanosa, ambas muy castigadas por la avenida del 15 de agosto, y en la izquierda el final de la calle Molino de Pena y la trasera de la estación de servicio Jaime I.

Asimismo, el Ayuntamiento quiere una “solución global” que alcance al curso del río aguas abajo del puente de la Jacilla (avenida Cortes de Aragón). Los primeros informes técnicos, de los que ya dispone el departamento de Urbanismo, proponen la construcción de un muro o una escollera hasta las casas de La Arboleda y alguna protección en la Jacilla Baja que respete en la medida de lo posible el parque de ribera que está previsto construir. “En cualquier caso, la seguridad predominará sobre la estética, según Heras.

Por otro lado, el alcalde expondrá a Alonso el proyecto de ubicación del Museo del Canal de Aragón y Cataluña en los bajos de propiedad municipal del edifico de VPO que se está levantando en la calle Estudios, y le pedirá respaldo para el traslado. Desde hace años, el Museo se encuentra en un pequeño local del recinto de oficinas y talleres de la CHE en el paseo Barón de Eroles. Este lugar se considera “poco apropiado” porque no hay horarios de visita establecidos, la presencia de público obliga a algún trabajador de la CHE a abandonar sus ocupaciones, la superficie es pequeña y sin posibilidad de ampliación, y no está señalizado.

El deseo del Ayuntamiento es firmar un convenio a tres bandas que involucre a la CHE y la Comunidad General de Regantes del Canal. El contenido museístico (fotografías, documentos, objetos...) crecerá con las aportaciones de instituciones y particulares y un audiovisual. Los locales de la calle Estudios ofrecen una superficie diáfana de 400 metros cuadrados.

Comentarios