Cartas al Director: Pirenarium en Sabiñánigo

Pedro Grasa

Portavoz del PAR en el Ayuntamiento de Sabiñánigo

Ese título quiere expresar la importancia que el “Parque de los Pirineos - Pirenarium” tiene particularmente para Sabiñánigo. No sólo porque recupera un espacio simbólico y es una punta de lanza de la imagen de la localidad y de la autoestima común, sino porque se trata de una elevada inversión privada y de fondos públicos. Desde las responsabilidades políticas que me otorgaron los sabiñaniguenses, ésta última es una motivación principal para prestar especial atención al funcionamiento y futuro de esa instalación turística.

Por ello, debo denunciar la actitud de ocultación por parte del Alcalde hacia el resto de los representantes democráticos de los vecinos. En el último pleno municipal, desde el PAR se le solicitó una reunión urgente con todos los grupos para que explicara la situación de Pirenarium, en su condición de representante del Ayuntamiento en la sociedad gestora del Parque.

Además de su importancia para Sabiñánigo, consideramos imprescindible esta información por varias razones. Ha pasado un año desde la inauguración. Con rigor y conocimiento, es el momento de hacer análisis, en lugar del aventurado y alegre balance triunfalista que, a las pocas semanas de la apertura, difundió el Alcalde que es, a la vez, presidente de dicha sociedad.

Por otro lado, esa gestora celebró Consejo, convocado inopinadamente por su presidente en pleno agosto, cuando muchos de sus miembros no pudieron asistir. Allí se dio cuenta de la ejecución del presupuesto, de los resultados y de perspectivas que deben ser transmitidas en el Ayuntamiento que, con esfuerzo y con el dinero de todos los sabiñaniguenses, ostenta el 16 por ciento de las acciones.

Sin embargo, nuestro Alcalde ha hecho oídos sordos a la solicitud del PAR e incumplido con su obligación de informar a la entidad que representa, el Ayuntamiento, sobre esos datos trascendentales. Hasta se permitió un tono inadecuado para esquivar el asunto.

Exigimos transparencia porque Sabiñánigo la merece, porque no deben importar tanto los aspectos personales y sí el interés general, porque queremos colaborar como concejales en el mejor porvenir para Pirenarium, porque esos resultados nos indicarán si se cambian cosas y cargos de confianza o no, porque tenemos legitimidad democrática para ello.

Estos hechos son otra muestra de lo sucedido durante este mandato, intensificado recientemente, con las múltiples ocupaciones del primer edil. Falta apertura a la cooperación y participación, aplicación en el día a día, e incluso respeto hacia quienes también hemos sido delegados por los vecinos para velar por el bien público.

En consecuencia, y sobre esta cuestión de Pirenarium, sólo cabe sugerir al Alcalde que varíe su actitud o, de otro modo, si no quiere, no sabe o no puede -por sobrecarga de funciones- ejercer como debe su papel de representante del Ayuntamiento y máximo responsable en la sociedad, que deje paso en ese puesto a alguien más capaz o dispuesto. El “Parque de los Pirineos” y Sabiñánigo lo agradecerán.

Comentarios