CHE y Ayuntamiento estudian habilitar un paso central por el puente viejo del Sosa

Este sábado técnicos de la Confederación Hidrográfica del Ebro expondrán al alcalde de Monzón, Fernando Heras, y el presidente de la CHE, José Luis Alonso, los resultados de un informe sobre la resistencia del puente viejo en su zona central de cara a poner en marcha un paso peatonal hasta que se inicien las obras en el 2007. Esto conllevaría delimitar perfectamente la zona de paso y bloquear cualquier forma de acceso a las barandillas y parte más endeble del puente viejo sobre el Sosa.

En caso de no ser viable esta propuesta el ejército instalará una pasarela sobre el cauce del Sosa para poner remedio provisional al cierre al paso de peatones del Puente Viejo, cuyas vigas están afectadas de aluminosis. Esta estructura fue clausurada a principio de verano, y la CHE, responsable de la misma, se comprometió a buscar una solución para que hubiera paso peatonal en las fiestas de San Mateo. Los pontoneros empezarán a trabajar el martes y se prevé que inviertan al menos tres días en la operación. Durante ese tiempo, la travesía de la carretera N-240 quedará cortada total o parcialmente (el Ayuntamiento está a expensas de conocer a lo largo de hoy el plan del ejército para adoptar las medidas de seguridad necesarias y coordinarse con otras administraciones).

En el caso del corte de toda la calzada (se anunciará oportunamente), a los camiones de más de cinco toneladas se les presentan dos caminos alternativos: Barbastro, Puente Las Pilas, Estada, Fonz, San Esteban y Binéfar, o por la variante de la A-1234 bajar hasta los cruces con las carreteras que suben a Binaced, Esplús y Altorricón. Los turismos podrán circular por la avenida Cortes de Aragón, la avenida del Pilar y la calle Santa Bárbara.

El alcalde, Fernando Heras, ha hecho hincapié en que una vez conocido el plan del ejército y la afección a la travesía, el paso siguiente será conseguir la autorización del Ministerio de Fomento (“no se olvide que estamos hablando de cortes durante tres días”, recalcó). La pasarela estará operativa un mes y medio (el ejército tiene otros compromisos). Su instalación es compleja porque el material necesario lo transportan cinco grandes camiones y una góndola.

Las obras de restauración integral del Puente Viejo comenzarán en marzo de 2007 y se prolongarán alrededor de un año (a cargo de la Dirección General de la Vivienda y Rehabilitación de la DGA). La Asociación de Comercio ha pedido al alcalde la instalación de una pasarela para dar servicio peatonal durante ese tiempo. El gasto que indican los primeros presupuestos oscila entre los 40 y los 50 millones de pesetas. El Ayuntamiento adoptará una decisión al respeto tomando como referencia el uso de la pasarela del ejército.

Comentarios