Finalizan las fiestas de Barbastro con una alta participación y Matías Tejela por la puerta grande

Matías Tejela

La alta participación de los barbastrenses y los visitantes de la Ciudad del Vero durante las fiestas mayores en honor de la Natividad de Nuestra Señora ha sido una de las notas destacadas junto con la buena meteorología que ha aguantado durante los seis días de fiesta. En la última jornada festiva, realizó la tradicional corrida de toros con el protagonismo de Matías Tejela que abrió la puerta grande tras cortar dos orejas y rabo.

Antonio Cosculluela, alcalde de Barbastro, ha explicado que han sido unas fiestas “intensas y largas” en las que el público ha participado y ha disfrutado de los diferentes actos que se han programado, gracias en buena medida al tiempo que ha respetado las actividades que se han celebrado.

Por su parte el presidente del patronato municipal de fiestas, Santiago Lisa, ha realizado un balance “muy positivo” de las fiestas de Barbastro por la gran actividad que se ha vivido durante los últimos días en la Ciudad del Vero y ha destacado sobre todo la gran calidad de los conciertos celebrados en el parking de la merced.

MATIAS TEJELA TRIUNFA EN BARBASTRO

Cinco orejas y un rabo cortaron los diestros David Luguillano, Matías Tejela y José Maria Manzanares en una entretenida tarde en la Plaza de Toros de Barbastro con media entrada en los tendidos. Los astados de Juan Pérez-Tabernero, bien presentados, aunque justos de fuerzas, ayudaron e incluso el quinto de la tarde dio la vuelta al ruedo en el arrastre.

Sin duda el triunfador fue Matías Tejela que estuvo soberbio en el segundo de su lote al que le cortó las dos orejas y el rabo saliendo por la puerta grande. Falló con la espada en el primero. El madrileño indicaba al final que había estado muy a gusto y que se había entregado al máximo como si hubiera toreado en una plaza de primera.

David Luguillano se fue con una oreja, que cortó al cuarto de la tarde. No estuvo fino con el acero y en el primero recibió un aviso y necesito seis pinchazos y dos medias estocadas para rematar con el descabelló por lo que fue despedido con pitos tras su faena. En el segundo estuvo más acertado y finalmente cortó una oreja.

Cerraba el cartel José María Manzanares que se llevó una oreja de cada toro de su lote. También la espada le jugó una mala pasada y le privó de más trofeos. De todas formas dejó patente su calidad y buen hacer como matador de toros y que tiene un futuro esperanzador por delante el alicantino.

En resumen que fue una tarde entretenida para los aficionados y que los tres diestros que componían el cartel fueron despedidos con aplausos, especialmente Matías Tejela quien después de dos años en la ‘sombra’ parece que está volviendo a ser aquel torero que abrió la puerta grande las Ventas y maravilló a todos como novillero y tras su alternativa.

Comentarios