Más de 200 colecciones distintas salen al mercado a lo largo de un año

2003122017 libro.JPG

Al finalizar los meses de verano y con el inicio del curso escolar y la vuelta al trabajo, las editoriales lanzan al mercado multitud de coleccionables, con fuertes campañas de publicidad, sobre diferentes cuestiones desde manualidades, bricolaje, decoración, coches, cocina, juguetes o cursos de idiomas hasta las clásicas colecciones de cine, música o literatura. Según la información de la Dirección General de Consumo del Gobierno de Aragón, las diversas editoriales ofrecen, en nuestro país y a lo largo del año, en torno a 200 colecciones distintas. El sector editorial considera que los fascículos representan el 10,5% de las ventas totales.

Son frecuentes las ofertas de lanzamiento motivando a los consumidores a hacerse con el primer ejemplar, que normalmente viene acompañado del segundo, gratuito, o una salida a precio promocional. Los puntos de venta más habituales para todo tipo de ediciones son librerías, grandes superficies y kioscos.

Ante el aumento del número de coleccionables que a lo largo del mes de septiembre saldrán al mercado, la Dirección General de Consumo hace una serie de recomendaciones sobre estos productos:

- Valorar si realmente le interesa el producto o colección. En ese caso, lo más aconsejable es aprovechar la oferta de lanzamiento para conocer de qué trata la colección y comprobar la calidad de los artículos, libros, vídeos o discos compactos.

- Considerar, además, que algunos lanzamientos requieren que el consumidor posea todas las entregas para completar el producto, de lo contrario, no servirá para nada, es el caso de maquetas o construcciones.

- Elegir bien el sistema de suscripción, directamente a la oferta de la editorial para recibir las entregas o bien reservar los ejemplares en un comercio de proximidad.

- Si se hace una suscripción, se debe elegir tanto el sistema de pago (domiciliación bancaria o contra reembolso, normalmente), así como el medio de envío (a la oficina de Correos o a domicilio) y comprobar si ello conlleva un coste añadido.

- Es conveniente tener en cuenta también que si se reservan las entregas en un quiosco o lugar habitual de compra, el comerciante puede dar facilidades para la adquisición de números atrasados y, en su caso, evitar tener que adquirir piezas, accesorios o ejemplares no deseados.

- Antes de comenzar la colección, conviene hacerse con el programa de la misma: número de entregas, precio de cada una de ellas durante toda la colección, periodicidad y calendario de entregas, con fecha de finalización.

- Se debe valorar también la posibilidad de adquirir sólo los títulos que realmente se quieren. Siempre es recomendable no deshacerse de la lista que acompaña el primer número y adelanta los títulos que compondrán la obra completa.

- Calcular el precio final, con la suma de todos los gastos y los posibles accesorios que se ofrecen. Es muy recomendable calcular cuánto costará toda la colección y durante cuánto tiempo. No hay que dejarse llevar sólo por el precio promocional con el que estos productos salen al mercado.

- Es conveniente disponer de un número de atención al cliente de la editorial para solucionar cualquier incidencia que pueda surgir, para realizar cambios de números defectuosos o solicitar números atrasados.

- La empresa que publica la colección está obligada a suministrarla hasta el final a quien lo requiera. Por lo tanto, una vez iniciada la colección se puede solicitar hasta el último ejemplar aunque haya sido retirada del mercado por una escasa demanda.

- Se debe guardar toda la documentación, (ticket de compra, condiciones de la suscripción etc.) por si es necesario realizar alguna reclamación.

- En caso de que se haya hecho una suscripción directamente con la empresa y ésta no complete la colección, se tiene derecho a plantear una reclamación por incumplimiento de contrato, solicitándo en la misma que se cumpla lo establecido o que devuelvan el importe

Comentarios