Decenas de devotos celebran la festividad del Santo Cristo de los Milagros

Santo Cristo de los Milagros

Peregrinos llegados desde muy diversas localidades se concentraban a las ocho menos cuarto de esta mañana en la plaza de la Catedral, bajo una intensa lluvia, donde eran recibidos por responsables de la Catedral de Huesca y de la Cofradía del Santo Cristo. En esta fiesta, y debido a la lluvia, no era posible realizar la tradicional procesión desde la plaza de la Universidad hasta la Catedral. Allí, se ha sacado al Santo Cristo de su Camarín, y ha sido llevado en procesión hasta el altar mayor, mientras numerosos peregrinos, emocionados, tocaban su manto.

En la Catedral se celebraba la primera de las misas de esta jornada, en la que se recuerda el milagro obrado por el Santo Cristo en el año 1497, cuando tras sudar sobre los hombros de Juanet Cavero, también en una procesión, cesó la peste que asolaba Huesca y sus pueblos más cercanos. La catedral, en ese momento, estaba abarrotada de fieles devotos. Algo que llena de emoción a los responsables de la cofradía.

Los peregrinos han llegado de lugares como Sangarrén, Tabernas, Barbués, Torres de Barbués, Alcalá de Gurrea, Chimillas, Banastas, Alerre, Igriés, Tierz, Siétamo, Grañén, Blecua, Torres de Montes o Monflorite, entre otros. Muchos de ellos se levantaban a las 12 de la noche, a las 2 ó a las 5 de la mañana para venir andando hasta Huesca, a donde han llegado muy mojados y cubiertos de agua. Tras la misa, la asociación de vecinos del Casco Viejo ofrecía a los presentes un reconfortante chocolate con bizcochos.

Tras la misa de las 8 de la mañana, las celebraciones se suceden a lo largo de todo el día. La más importante se celebra a las 8 de la tarde, presidida por el Obispo de la diócesis, Jesús Sanz, y con la actuación de la coral Diego Pontac, en la parte musical. A su término, en la plaza de la Catedral, la Asociación de Vecinos ofrecerá a todos de nuevo los presentes torta y melocotón con vino, mientras una charanga ameniza el rato.

La devoción al Santo Cristo de los Milagros ha sido siempre muy grande en Huesca, algo que demuestra que, más de 509 años después, cada 12 de septiembre sigue siendo un día muy importante en la Catedral.

Comentarios