Después de un año la Diócesis de Lérida no ha devuelto los Bienes

En el mes de septiembre del pasado año la Santa Congregación de los Obispos de Roma, una vez estudiado el informe realizado por el mediador, Silverio Nieto, ordenaba a la Diócesis de Lérida que en un plazo de treinta días tenía que devolver a la Diócesis de Barbastro las ciento trece piezas de arte que se encuentran en depósito en la Diócesis de Lérida. Esta decisión era ratificada en el mes de diciembre por el Tribunal de la Signatura Apostólica que ordenaba la devolución de las piezas de arte independientemente de los recursos presentados, al mismo tiempo que comunicaba al Obispo de Barbastro- Monzón que una vez recibidos los referidos bienes los mantuviera en lugar seguro. Ninguna de las dos órdenes, un año después, han sido cumplidas por la Diócesis de Lérida.

El presidente del Gobierno de Aragón, con motivo del debate del Estado de la Comunidad, ha adelanto que tiene previsto mantener un encuentro con el nuevo secretario de Estado Vaticano, el cardenal Tarsicio Bertone, cuya celebración gestiona el embajador de España en la Santa Sede, Francisco Vazquez. Ya está confirmada la celebración del encuentro, aunque todavía no se ha decidido si será el número dos del Papa el que reciba a Iglesias.

El decreto de la Sagrada Congregación de los Obispos de Roma, una vez estudiado el informe realizado por el mediador, Silverio Nieto, ordenaba a la Diócesis de Lérida que en un plazo de treinta días tenía que devolver a la Diócesis de Barbastro-Monzón las ciento trece piezas de arte que se encuentran en depósito en la Diócesis de Lérida. La Santa Sede siempre había dado la razón a la Diócesis de Barbastro-Monzón en los distintos recursos presentados por la Diócesis de Lérida con el fin de evitar la devolución de las piezas de arte.

 

El Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, mostraba su satisfacción por este decreto, al mismo tiempo que señalaba que era definitivo y reconocía la propiedad de un número importante de piezas que pertenecen a la Diócesis de Barbastro-Monzón.

 

 

La decisión de la Santa Sede constaba de cinco puntos, según explicaba José Mora, Vicario Judicial de la Diócesis Barbastro-Monzón: Aceptar en su mayor parte la relación de bienes concretos del patrimonio que ha presentado la Diócesis de Barbastro-Monzón como bienes que pertenecen en propiedad y deben devolverse a sus legítimos propietarios la actual Diócesis de Barbastro-Monzón, determina que un número de elementos no deben pasar a la Diócesis Barbastro-Monzón porque no se ha probado que le pertenezcan, un número de bienes que se ha razonado que pertenecen a la Diócesis Barbastro-Monzón pero que no se conoce donde se hallan deberán ser entregados en caso de que aparezcan, la devolución de los bienes a la Diócesis de Barbastro-Monzón se debe hacer por la Diócesis de Lérida en un plazo de treinta días, y la Diócesis de Lérida deberá comunicar a la Sagrada Congregación antes de terminar dicho plazo de treinta días que ha cumplido lo ordenado en el decreto.

 

 

La Diócesis Barbastro-Monzón había reclamado ciento treinta y nueve piezas, de las que ambas partes estaban de acuerdo en cincuenta y siete. Once piezas no se han podido identificar y la Diócesis Barbastro-Monzón no ha podido probar su pertenencia en el resto. El delegado de patrimonio de la Diócesis Barbastro-Monzón, Enrique Calvera, señalaba que en el conjunto de las ciento trece piezas hay de todos los estilos, épocas y distintos valores artísticos.

 

El alcalde de Barbastro y presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, realizaba una valoración positiva tras lo que considera ha sido mucho tiempo “dando vueltas a este asunto”, al mismo tiempo que manifestaba que esta resolución la estaban esperando desde hace muchos años.

 

 

HISTORIA DEL CONFLICTO

En 1995 se aprueba la nueva división eclesiástica, que viene a acomodar los límites de las Diócesis con los administrativos. En el año 1998 ante la petición de la Diócesis de Barbastro- Monzón de que sean devueltas las obras de arte, el Obispado de Lérida deja constancia de que va a defender que sigan en su Museo Diocesano. Los distintos recursos presentados por la Diócesis de Lérida para evitar que el patrimonio regresara a su lugar de origen no han sido considerados por la Santa Sede que siempre ha dado la razón a la Diócesis Barbastro-Monzón. El Nuncio Apostólico en España, Manuel Monteiro, solicitaba a la Santa Sede instrucciones sobre la ejecución del Decreto que obligaba a la Diócesis de Lérida a la devolución de los bienes artísticos a las parroquias de la Diócesis Barbastro-Monzón, que bien podría ser a través de un “mediador”, entendiendo que la comisión que inició los trabajos no había avanzado todo lo deseado. 

EL TRIBUNAL DE LA SIGNATURA RATIFICA EL DECRETO

 

El Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica rechazaba, en el mes de diciembre, la suspensión de la ejecución del decreto de la Santa Congregación para los Obispos, solicitud que realizaba Lérida por lo que la diócesis ilerdense tiene que devolver las piezas de arte. El decreto de la Signatura Apostólica ordenaba al Obispo de Barbastro-Monzón que, una vez recibidos los referidos bienes y mientras se resuelve el recurso pendiente, los mantuviera en lugar jurídicamente seguro. El obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, acogía con satisfacción la resolución del Tribunal de la Signatura Apostólica puesto que Roma les vuelve a dar la razón.

 

El Obispado de Lérida interpuso recurso contra el referido decreto ejecutivo de la Congregación para los Obispos, pidiendo la suspensión de la ejecución pero la Signatura Apostólica deniega la solicitada suspensión de la ejecución fundamentándose en la jurisprudencia del propio Tribunal y se mantiene firme en la devolución de las piezas de arte. La Diócesis de Lérida agotaba todas las vías jurídicas posibles dentro de la Iglesia.

 

El Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, que no fija plazos concretos para la devolución, ordenaba que mientras se resuelve el recurso pendiente, la diócesis Barbastro-Monzón debe mantener en lugar jurídicamente seguro las piezas de arte con el fin de facilitar el cumplimiento del fallo definitivo, según explicaba Alfonso Milián.

 

 

La Santa Congregación de los Obispos y el Tribunal de la Signatura Apostólica daban una vez más la razón a la Diócesis de Barbastro-Monzón. En los reiterados recursos presentados por la Diócesis de Lérida siempre los decretos han sido favorables a Aragón “con lo que reafirma la postura que Roma ha mantenido siempre”, según indicaba el Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón.

 

 

REACCIONES EN ARAGÓN

El Gobierno de Aragón, partidos políticos y la sociedad aragonesa mostraban su satisfacción al conocer la decisión de la Sagrada Congregación de los Obispos de Roma de obligar a la Diócesis de Lérida a devolver ciento trece piezas de arte a la Diócesis de Barbastro-Monzón en el plazo de treinta días.

 

El Gobierno de Aragón indicaba que la decisión de las autoridades eclesiásticas reconocía el derecho de la Diócesis de Barbastro-Monzón de recuperar los bienes procedentes de las parroquias antes integradas en la Diócesis de Lérida. El presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, valoraba la noticia de una manera positiva puesto que después de un “largo camino” en el que siempre han apoyado a la Diócesis de Barbastro-Monzón ahora se llega al final del trayecto con el retorno de las obras a Aragón.

La actitud del Gobierno de Aragón ha sido siempre de respeto a las decisiones de la autoridades eclesiásticas. En este sentido se han mantenido varias reuniones con las autoridades civiles catalanas para garantizar el respeto a la decisión que se ha adoptado. Iglesias está convencido de que “el Obispo de Lérida no será quien desautorice una sentencia del tribunal eclesiástico”, al mismo tiempo que señalaba que está vigente el “Concordato” y se trata de una ley de obligado cumplimiento.

Comentarios