Desalojados los vecinos de un inmueble que amenaza ruina en Huesca

La Comisión Técnica de Seguridad del Ayuntamiento de Huesca decidía el desalojo inmediato del inmueble situado en la Calle San Lorenzo, número 27 de Huesca, cuyo patio había sido apuntalado después de detectar la aparición de grietas de gran tamaño. Ante los informes técnicos redactados por los servicios de urbanismo en los que se certifica la pésima situación de la techumbre del edificio dicha comisión decidía proceder al desalojo y a precintar todo el edificio a la espera de la resolución del expediente de ruina que ya ha iniciado el Consistorio.

La lluvia de los últimos días obligaba a colocar 10 puntales en la segunda planta de un edificio de la calle San Lorenzo, número 27. Los servicios sociales del Ayuntamiento de Huesca aconsejaban a las familias que viven en el inmueble que abandonen sus casas, pero a pesar del peligro, los inquilinos no querían dejar sus viviendas. A media tarde de este jueves la Comisión Técnica de Seguridad, y a la vista de los informes técnicos, en los que se decía que el bloque de viviendas podía entrar en situación de colapso total, decidía obligar a l desalojo del inmueble.

Por otro lado, desde el Ayuntamiento se va a iniciar el expediente de ruina del edificio a la vista de la situación del mismo, un expediente que determinará la intervención a realizar.

Cada vez que llueve, el agua cae a chorros por las goteras de las viviendas de la segunda planta del edificio; se cuela hasta los bajos del inmueble. Las grietas recorren prácticamente todas las paredes y techos de las habitaciones de las casas y el techo de uno de los baños se desmoronaba. Sin embargo, lo peor está en el patio del inmueble y en una de las viviendas no habitadas.

A pesar de las medidas de precaución tomadas, el arquitecto municipal que colocó los diez puntales advirtió a los propietarios de que sigue sin confiar plenamente en que la techumbre pueda resistir.

Tras una inspección posterior realizaba un segundo informe en el que ratificaba la situación de colapso del edificio.

El inmueble tiene 9 viviendas, pero sólo 5 están habitadas. En dos de ellas, los propietarios han alquilado las casas a inmigrantes. En las otras tres casas, viven un hombre mayor sólo y dos matrimonios, familiares entre sí.

Los vecinos finalmente abandonaban el edificio que era precintado por la Policía Local. Los vecinos lamentan que la mayoría de los propietarios no viven en este inmueble y por ese motivo, se niegan desde hace años a pagar las reformas que el edificio necesita.

Comentarios