Conductores con pértiga

Cristina Pérez Diego

Lo de los pasos elevados. Pero es normal. Porque, partamos de la base antes de que nadie piense que "ya empezamos"; partamos de la base de que un paso de cebra elevado tiene que obligar a disminuir mucho la velocidad. De eso se trata, está claro.

Pero hay que ejercer el derecho del análisis sin acritud y siempre sabiendo que, en ocasiones, el fin justifica los medios. Es decir que viene a ser preferible (sin ninguna duda) que un vehiculo se deje los bajos en el asfalto a que un traseúnte sea atropellado.

Pero, por ejemplo, en la Avenida Rapitán de Jaca que conduce al Hospital, existen pasos elevados. La velocidad es más contenida pero... las ambulancias (la prisa es su segundo apellido) que acceden al centro hospitalario desde el casco urbano de la ciudad, corren el peligro de que el contenido del vehiculo (enfermo primordialmente) llegue al hospital peor de lo que iba a llegar.

En Barbastro los pasos elevados en la Avenida de la Merced parece que también tienen altura y, los que estos dias están levantando en la calle Santo Cristo de los Milagros, en Huesca, en zona escolar, resultan de vértigo.

No habrá que disminuir la velocidad habrá que tomarlo como un stop. El problema radica en que los pasos elevados de los cascos urbanos, carecen de una normativa que especifique la altura. Imagino que el conductor que lo sabe deberá de acercarse a ellos con más cautela de la normal y que, el que no los tenga controlados, sepa que dependiendo de la velocidad, podrá sentir la sensación de un despegue aéreo.

De todas formas, asÍ de dificil nos lo tienen que poner a los conductores, ante la falta de conciencia al volante. Esa zona lleva sumados atropellos varios y muchos sustos. Si con esta medida se llega al punto cero... bienvenida sea... sólo que haga sitio en el maletero para la pértiga.

Comentarios